Requisitos para la destrucción de inventarios

Por C.P. C. Roberto Almaraz González.

En las organizaciones, es común la inversión en las mercancías para su distribución o transformación y posterior venta, eso ocurre día a día durante todo el año. Dichas mercancías pueden ser deducibles hasta el momento de su venta (vía costo de lo vendido), sin embargo ¿qué sucede con la mercancía que no se ha podido enajenar?

Para que las mercancías (inventarios), puedan ser destruidas por obsolescencia, por ejemplo, las deducciones deberán reunir los siguientes requisitos para ser autorizadas:

  • Que el importe de las mercancías, materias primas, productos semiterminados o terminados, en existencia, que por deterioro u otras causas no imputables al contribuyente hubieran perdido su valor, se deduzca de los inventarios durante el ejercicio en que esto ocurra; siempre que se cumpla con los requisitos establecidos.
  • Los contribuyentes podrán efectuar la deducción de las mercancías, materias primas, productos semiterminados o terminados a que se refiere el párrafo anterior, siempre que se trate de bienes básicos para la subsistencia humana en materia de alimentación, vestido, vivienda o salud, y siempre que antes de proceder a su destrucción, se ofrezcan en donación a las instituciones autorizadas para recibir donativos deducibles conforme a la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR), dedicadas a la atención de requerimientos básicos de subsistencia en materia de alimentación, vestido, vivienda o salud de personas, sectores, comunidades o regiones, de escasos recursos.
  • No se podrán ofrecer en donación aquellos bienes que, en términos de otro ordenamiento jurídico relacionado con el manejo, cuidado o tratamiento de dichos bienes, prohíba expresamente su venta, suministro, uso o establezca otro destino para los mismos.

Los contribuyentes deberán efectuar la destrucción de mercancías, materias primas, productos semiterminados o terminados, que hubieran perdido su valor por deterioro u otras causas no imputables al contribuyente. Para tal efecto, deberán presentar cuando menos treinta días antes de la fecha en la que se pretenda efectuar la destrucción, aviso de destrucción de mercancía, en el que se señalen los datos de la mercancía a destruir, método de destrucción, fecha, hora y lugar de la misma, y demás requisitos que establezca el Servicio de Administración Tributaria (SAT) mediante reglas de carácter general.

Asimismo, como contribuyentes debemos registrar la destrucción de las mercancías en la contabilidad en el ejercicio en el que se efectúe.
Cuando se trate de bienes básicos para la subsistencia humana en materia de alimentación, vestido, vivienda o salud, antes de proceder a su destrucción por haber perdido su valor, los contribuyentes deberán ofrecerlos en donación a las instituciones autorizadas para recibir donativos deducibles, de conformidad con las reglas de carácter general que al efecto emita el SAT y los requisitos siguientes:

a) Presentar un aviso a través de la página de Internet del SAT, cuando menos quince días antes de la fecha prevista para la primera destrucción.
b) Cuando los bienes estén sujetos a una fecha de caducidad, los contribuyentes deberán presentar el aviso, a más tardar cinco días antes de dicha fecha. En el caso de medicamentos, el aviso, deberá presentarse a más tardar seis meses antes de la fecha de vencimiento.
c) En el caso de productos perecederos en los que se dificulte su almacenamiento o conservación, así como de productos sujetos a caducidad, los contribuyentes en el aviso a que se refiere esta fracción, deberán informar lo siguiente:

• La fecha de caducidad, así como el plazo adicional a partir de dicha fecha, en el que el bien de que se trate pueda ser consumido o usado sin que sea perjudicial para la salud. En el caso de productos que no estén sujetos a una fecha de caducidad, de conformidad con las disposiciones sanitarias, los contribuyentes deberemos informar la fecha máxima en que pueden ser consumidos.
• Las condiciones especiales que, en su caso, se requieran para la conservación del bien.
• El tipo de población o regiones hacia las cuales están enfocados sus productos.

Los bienes deberán mantenerse en las mismas condiciones en las que se tuvieron para su comercialización, hasta que se realice su entrega.

En el caso de bienes perecederos que sean destruidos o decomisados por las autoridades sanitarias, deberán conservarse durante un plazo de cinco años, contado a partir de la fecha en la que se presentaron o debieron haberse presentado las declaraciones con ellas relacionadas, la copia del acta que al efecto se levante, misma que compruebe el registro contable respectivo

Cuando se trate de productos perecederos, los contribuyentes podrán realizar destrucciones periódicas en forma semanal, quincenal, mensual o en periodos menores.

Los contribuyentes podrán efectuar la destrucción o donación de las mercancías que hubieran perdido su valor por deterioro u otras causas no imputables al propio contribuyente.

Las instituciones interesadas en recibir los bienes ofrecidos en donación, deberán cumplir con lo siguiente:

  1. Presentar aviso en el que manifiesten su interés de recibir los bienes ofrecidos en donación a través de la página de Internet del SAT.

2. Destinar la totalidad de las donaciones recibidas al cumplimiento de su objeto social.

Cabe mencionar que, en ningún caso se podrán comercializar dichas donaciones. No se considera que se comercializan los bienes recibidos en donación, cuando se cobren cuotas de recuperación por el suministro o la distribución de los mismos, siempre que su monto no sea mayor al 10% del precio de mercado de los productos. Para tales efectos, las donatarias deberán llevar un registro de las cuotas de recuperación que, en su caso, obtengan.

3. Llevar un control de los bienes que reciban, que permita identificar a los donantes, los bienes recibidos por ellos y los entregados a sus beneficiarios. En su caso, los bienes destruidos que no hubieran sido entregados a los beneficiarios de las donatarias.

Como podemos observar, existen mecanismos que nos pueden ayudar a informar de la destrucción de nuestros inventarios, y ésta práctica resulta beneficiosa para nosotros, siempre que tengamos presente los tiempos que la autoridad maneja, para que todo sea entregado en tiempo y forma. Si acaso tienen inventarios a la espera de ser destruidos, manos a la obra.

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado:

*********

Los comentarios u opiniones contenidos en los artículos publicados en Soy Conta, son responsabilidad de su autor, pudiendo ser distintos a los criterios dados a conocer por las autoridades fiscales; tampoco representan una asesoría, consejo o prestación de servicios de ninguna índole. 2018. Se prohíbe su reproducción total o parcial.

error: Content is protected !!