Registros contables para mostrar IVA en Contabilidad con base en flujo de efectivo y sus bases gravables

Por Alberto Copado Guill

Como contadores tenemos la tecnología a nuestro favor, pero aún se necesitan esfuerzos para que la legislación nos ayude a realizar el trabajo de forma más eficiente y acorde a las herramientas tecnológicas.

Los sistemas actuales nos brindan la información en módulos muy organizados en mundos paralelos con la vida práctica, todo muy ordenadito, pero con una mirada crítica, podemos decir que sólo están estandarizados para el mundo globalizado en el que nos encontramos.

En esta globalización, nos topamos con el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que aplica para diversos países, como Costa Rica, Guatemala, Bolivia, Chile, Venezuela y por supuesto México (sólo por mencionar algunos), en donde se presentan infinidad de diferencias en cuanto a la legislación de la metodología para su determinación, las bases gravables, exención, tasa, etc., pero, sobre todo, el momento de causación del impuesto. Entre esas diferencias identificamos un distanciamiento en lo que se refiere al “momento de causación del impuesto”, ya que no todos los países lo aplican al momento del pago o cobro.

En México, por ejemplo, a esta forma de acumulación la conocemos como “impuesto con base en flujos de efectivo”, mientras en otros países la acumulación se realiza con base en lo devengado, es decir, desde el momento en que se factura puede generar un débito o un crédito fiscal sin tomar en cuenta si está pagado.

Asimismo, en nuestro país, sólo hasta el momento que se encuentra cobrado o pagado un bien o servicio, se genera un IVA trasladado que efectivamente se ha cobrado (débito fiscal como se conoce en otros países) o IVA acreditable efectivamente pagado (crédito fiscal como se conoce en otros países).

Esto nos da la libertad de utilizar nuestra creatividad y la posibilidad de aplicar lo que consideremos conveniente para cerrar un poco la brecha informativa e informática con los sistemas y programas administrativos, para así construir un puente entre la tecnología y nuestra información contable.

Para una mejor asociación, pongamos un ejemplo:

La empresa Alfa, SA de CV, pagó dos cheques durante el mes de agosto; el cheque 1, con fecha 2 de agosto, por $1,160.00 pesos, el cual incluye un IVA (al 16%) de $160.00 pesos; y el cheque 2, con fecha 8 de agosto, por $2,320.00 pesos que incluye un IVA (al 16%) de $320.00 pesos. El cheque 1 es cobrado efectivamente en el banco el 16 de agosto y el cheque 2, fue cobrado efectivamente en el banco hasta el 16 de septiembre, por consiguiente, el cheque 2 es una partida en la conciliación bancaria al 31 de agosto.

Los registros que realizamos para mostrar el IVA con base en el flujo son:

registros_iva_acreditable

La cuenta de IVA acreditable pendiente de pagar y de IVA acreditable efectivamente pagado, se utilizan como cuenta puente, siendo esta última la que nos muestra el IVA acreditable del periodo.

Los registros anteriores son los que realizamos en nuestra contabilidad normal y en efecto, estos nos mostrarían, que el flujo del IVA acreditable efectivamente pagado, para el mes de agosto serían de $ 480.00 pesos, pero sólo hasta el momento de realizar la conciliación bancaria nos daríamos cuenta de que no es así, ya que el cheque 2 no fue cobrado durante el periodo.

Para solucionar esto y para que la contabilidad nos muestre las bases gravables y el IVA efectivamente acreditable, es necesario utilizar una cuenta de orden a la cual llamaremos: Base IVA acreditable no pagado, y Base IVA acreditable pagado como contracuenta.

La primer cuenta se carga por la creación del pasivo y se abona por cada pago; la segunda, se carga por cada pago y se abona por la creación del pasivo; ambas cuentas sólo por el importe de la operación sin incluir el IVA.

Para nuestro ejemplo, supongamos que ya realizamos el registro en nuestra cuenta de orden de los asientos por los cheques 1 y 2. Por lo que el saldo de la cuenta Base IVA acreditable Pagado es de $ 3,000.00 pesos (1000+2000 por las bases de los cheques 1 y 2). Para mostrar el IVA correcto y la base debemos elaborar un asiento contable adicional al cierre del periodo.

registros_iva_acreditable_2

Con esto, el saldo de la cuenta IVA acreditable efectivamente pagado es de $ 160.00 pesos (160+320-320= 160) al mes de agosto. En tanto, el saldo de la cuenta Base IVA acreditable no pagado será de $ 1,000.00 pesos (1000+2000-2000=1000).

El ticket de la modernidad es muy basto, pero la legislación no evoluciona tan rápidamente como la tecnología, es válido utilizar papeles de trabajo para mostrar y controlar los pagos de IVA y las bases gravables de éstos, pero si el mundo ya funciona con la internet, por qué no ayudarla con los registros o asientos complementarios que ya conocemos de nuestra contabilidad tradicional, para que pueda ajustarse a cada una de las operaciones y de las legislaciones vigentes en cada país.

¿Tú como lo haces?

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: