Reforma Hacendaria México

Reforma Hacendaria y su impacto en el ámbito fiscal y contable




La propuesta de Reforma Hacendaria está orientada a mejorar la equidad del sistema tributario del país. Conoce algunas de las modificaciones fiscales.

Para ello, se acotan o eliminan tratamientos especiales, se busca garantizar un trato equitativo a personas con capacidades contributivas similares, y se gravan los ingresos personales que se concentran en los sectores más favorecidos de la población.

La Reforma Hacendaria propone la simplificación del Impuesto sobre la renta (ISR) empresarial a través de una nueva Ley que elimina o acota los tratamientos especiales o regímenes preferenciales actualmente existentes. Con ello, se amplía la base del impuesto y se garantiza una contribución justa de todos los sectores de la economía al financiamiento de los programas de gasto público.

Entre los regímenes y tratamientos especiales que se acotan o eliminan con la nueva Ley destacan:

  1. La eliminación del Régimen de Consolidación.
  2. La deducción inmediata de la inversión.
  3. El Régimen Simplificado.
  4. El Régimen de Sociedades Cooperativas de Producción.
  5. El tratamiento de las ventas a plazos.
  6. La deducción de operaciones con partes relacionadas.
  7. La deducción del consumo en restaurantes, entre otros.

Las medidas propuestas generarían ingresos adicionales en 2014 respecto al ISR empresarial por 131 mil millones de pesos, sin considerar el efecto negativo de la eliminación del Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), o 16 mil millones de pesos en términos netos de la pérdida asociado a la desaparición del IETU.

En materia del ISR personal, se propone aumentar la tasa máxima para personas físicas aplicable a contribuyentes con altos ingresos. Así, los ingresos anuales de hasta 500 mil pesos continuarán estando gravados a una tasa máxima de 30% y para ingresos mayores a ese nivel se introduce un nuevo escalón con una tasa máxima de 32%

Adicionalmente, se propone establecer un gravamen a los ingresos de las personas físicas por enajenación de acciones en bolsa y un impuesto adicional a los dividendos que distribuyan personas morales. En ambos casos, el impuesto será cedular y tendrá una tasa de 10%.

Con ello, se incluyen en la base del impuesto ingresos que se concentran exclusivamente en los sectores más favorecidos de la población y se cierra el espacio para prácticas de evasión y elusión fiscales observadas en el pasado.

Por último, se introduce un límite al monto de las deducciones personales que se pueden realizar en un año. El límite, al ser equivalente al mínimo entre 2 salarios mínimos anuales y el 10% del ingreso bruto del contribuyente, será más estricto para personas de mayores ingresos. Las medidas en materia de ISR personal generarían ingresos adicionales en 2014 por 59 mil millones de pesos.

Síguenos en Facebook

Mándanos tus comentarios o dudas