operacion contingente

Qué son las operaciones contingentes




Por Jorge Alonso Ramírez Vega.

Muchas de las empresas hacen operaciones que requieren registros adicionales o la propia naturaleza de la operación requiere que sea registrada como “contingente”, ¿sabes lo que significa y de dónde se deduce que así tienen que registrarse?

De acuerdo con el Boletín C-9, las operaciones contingentes son activos o pasivos que resultan de sucesos inesperados o no planeados, pero que tienen relación directa con operaciones elementales para determinar los derechos u obligaciones de la entidad en cuestión.

Dichas operaciones, activas o pasivas, no pueden ser reconocidas en ningún rubro de los estados financieros (Activo, Pasivo, Gastos o Ingresos), por lo que el registro se asienta en lo que se denomina “Cuentas de Orden”; la justificación para ello es muy simple: debido a que no existe certeza de la realización de dicho ingreso o erogación, no forma parte integrante de los resultados de la entidad, pero sí de la información adicional.

¿Qué puedo registrar como una operación contingente?

Toda clase de operación que forme parte integrante del balance de la entidad, a excepción de:

a) Instrumentos financieros que hayan sido reconocidos a valor razonable, debido a que las valuaciones se hacen diariamente y el reconocimiento se hace en pérdidas y ganancias.

b) Operaciones que impliquen contratos en procesos judiciales.

c) Los que tengan un registro en específico o sean tratados por otra norma.

A excepción de las ya mencionadas, las demás operaciones pueden registrarse. Regularmente se hacen con transacciones que forman parte del pasado y/o, con las que no se tiene la certeza de recuperar o erogar recursos. Entre las operaciones más comunes de este tipo se encuentran:

i) Los intereses de los préstamos concedidos (no aplica de igual forma para todas las empresas), por ejemplo, para una Institución Financiera, hasta los 89 días puede registrar como un devengamiento y reconocerlo en los resultados del ejercicio, después el devengamiento tendrá que registrarse en cuentas de orden. En tanto, para otras entidades puede cambiar la política de ajuste y, como consecuencia, será modificable una posible reserva por ese “ingreso ficto o de no posible recuperación”.

ii) Préstamos de instituciones de crédito. En este caso, la formalidad la otorga el contrato marco o en su defecto sólo un convenio. Si la institución no tuviera los suficientes recursos (Riesgo de Liquidez), dirígete por favor a la columna de administración de riesgos) cabe la posibilidad de que se tenga que registrar como contingente, o que sólo sea una línea de crédito de sobregiro y no represente erogaciones presentes.

iii) Aún y cuando los cobros y pagos anticipados debieran registrarse como “diferidos en el tiempo”, se puede optar por un registro contingente si el deudor o acreedor no tiene relación comercial con la entidad y como consecuencia sólo representa una contingencia en algún momento del tiempo.

iv) El registro de garantías y avales regularmente es indicado como una operación contingente dado que no es el primer “recurso de cobro o pago”, sino sólo como una ejecución por impago, pero que a la fecha no representa un derecho u obligación; aún así representa un riesgo y es importante que así se considere.

v) Los juicios con probable pérdida debieran registrarse como contingentes debido al largo proceso que muchos de ellos llevan.

vi) Para instituciones financieras, otro importante registro lo representan los fideicomisos (reglamentado por el B-10) y que deberán ser registrados en cuentas de orden, debido a que sólo son un administrador u operan con alguna institución fiduciaria, en consecuencia, su contabilidad y orden es controlada por esa entidad.

Igual resulta imprescindible que siempre se conozca de qué y para qué existe el registro contingente, con notas a los estados financieros. Todas las adiciones o disminuciones derivadas de estas operaciones generan certidumbre a clientes y usuarios de la información que desean invertir o ser parte integrante de la entidad.

Lo importante de saber qué sí y qué no se considera contingente, es que saberlo, ayudará a que aún y cuando la organización sólo sea copartícipe o sus valores sean valuados diariamente, no existe una doble contabilidad ni se duplican las operaciones de ingresos o gastos y esto ayudará a que sus números sean totalmente transparentes.

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: