¿Qué es el poder de mando y control?

Por Lic. en Derecho José Díaz Cuadra.

El “Poder de mando” y “control” son aspectos distintos que requieren precisiones para comprender quiénes lo ejercen y sobre qué circunstancias, por ello analizamos estos dos conceptos conforme la Ley del Mercado de Valores.

Existen diversas legislaciones en materia financiera que establecen qué significan tanto “Poder de mando” como “Control”. En la Ley del Mercado de Valores encontramos, en las fracciones III y  XX del artículo 2, el concepto de cada una de ellas.

Control significa la capacidad de una persona o grupo de personas de llevar a cabo cualquiera de los actos siguientes:

i) Imponerse en asambleas, nombrar/destituir consejeros o equivalentes.

ii) Ser titular de derechos que directa o indirectamente les permita ejercer el voto con respecto de más del 50% del capital social.

iii) Dirigir, directa o indirectamente, la administración, estrategia o principales políticas ya sea a través de la propiedad de valores, por contrato o de cualquier otra forma.

Poder de mando significa la capacidad de hecho de influir de manera decisiva en los acuerdos adoptados en asambleas, consejo o en la gestión, conducción y ejecución de los negocios de una emisora o personas morales que ésta controle o en las que tenga una influencia significativa. Tienen poder de mando:

i) Los accionistas que tengan el control.

ii) Quienes tengan vínculos con una emisora o con las personas morales que integran el grupo empresarial o consorcio al que aquélla pertenezca, a través de cargos vitalicios, honoríficos o con cualquier otro título análogo o semejante a los anteriores.

iii) Personas que hayan transmitido el control de la persona moral bajo cualquier título y de manera gratuita o a un valor inferior al de mercado o contable, en favor de individuos con los que tengan parentesco por consanguinidad, afinidad o civil hasta el cuarto grado, el cónyuge, la concubina o el concubinario.

iv) Quienes instruyan a consejeros o directivos relevantes de la persona moral, la toma de decisiones o la ejecución de operaciones en una sociedad o en las personas morales que ésta controle.

Como se puede observar, quien tiene poder de mando pudiera ubicarse en el supuesto de ejercer el control y, por ello, cualquier persona que pueda imponerse en los órganos de gobierno de una sociedad, tenga 50% de ésta o intervenga en su administración o dirección, puede considerarse como alguien que tiene poder de mando.

Finalmente, no debemos olvidar que pese a la tenencia accionaria de un accionista, si existen clases y series accionarias que limiten sus derechos corporativos, no necesariamente consideraría ni tener poder de mando ni tener el control.

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: