PROS-CONTRAS-CONTABILIDAD-ELECTRÓNICA

Pros y contras de la Contabilidad Electrónica




Por: CPC María de Lourdes Pastor Farill

Su práctica generará cambios positivos si sabemos aprovecharla.

Como sabemos, desde julio de 2014 se hizo oficial la obligación de utilizar la Contabilidad Electrónica; es decir, que el sistema antes utilizado para llevar los registros contables, por medio de tinta y papel, ya no será válido, desde el punto de vista fiscal, por lo que entramos en una serie de confusiones y suposiciones acerca de qué es con lo que se tiene que cumplir para no estar al margen de la ley.

El SAT nos aclara la definición de la Contabilidad a través de su página, donde de manera textual dice:

La Contabilidad Electrónica se refiere a la obligación de llevar los registros y asientos contables a través de medios electrónicos e ingresar de forma mensual su información contable a través de la página de Internet del SAT”

Para dar cumplimiento formal al ingreso mensual de información contable, únicamente se enviará la balanza de comprobación y el catálogo de cuentas con el código agrupador del SAT que permita su interpretación.

Adicionalmente, los contribuyentes deben tener la posibilidad de generar información electrónica de sus pólizas contables y auxiliares para entregarla al SAT sólo cuando:

  • El SAT ejerza facultades de comprobación directamente al contribuyente o a terceros relacionados (compulsas).
  • El contribuyente solicite una devolución o realice una compensación.

Los contribuyentes del Régimen de Arrendamiento, Servicios Profesionales e Incorporación Fiscal quedan relevados del envío de Contabilidad Electrónica, siempre y cuando registren sus operaciones en el módulo de Contabilidad de la herramienta de “Mis Cuentas”.

Sin embargo, en los plazos establecidos originalmente no fue posible realizarlo porque no estuvimos listos para lograrlo, tanto la autoridad como los contribuyentes, pero la obligación tiene que cumplirse ya para todos los contribuyentes que obtuvieron ingresos superiores a 4,000,000 durante 2013, teniendo como plazo hasta el próximo 30 de abril, al enviar por primera vez, balanza de comprobación y catálogo de cuentas correspondiente a enero y febrero de 2015.

Ante todo este cambio, ¿en qué nos beneficia o afecta?

Este nuevo sistema nos trae repercusiones en tiempo administrativo, en la adaptación a los nuevos sistemas por el manejo de los mismos y en el envío de información y realización de la contabilización, porque todo tiene que estar relacionado con su archivo XML correspondiente; no obstante, los sistemas contables actuales hacen un gran esfuerzo para que los usuarios de éstos puedan cumplir con todos los requisitos fiscales respectivos.

Como todo en la vida, los cambios pueden ser positivos si sabemos aprovecharlos. El cambio a este nuevo esquema consiste en que tenemos que mantener todos los archivos en orden, la Contabilidad al día y no podemos quedarnos atrasados en cuanto a las tecnologías, debido a que si sabemos aprovecharlas, podemos lograr que el proceso de contabilización sea más rápido, en cuanto ya podamos programarlo, y aprovechar los archivos electrónicos que sustituyeron a las facturas en papel.

En el otro lado de la balanza podemos decir que la inversión económica en adquirir estos sistemas, capacitación del personal e inversión de tiempo para la emisión y recuperación de facturas es representativa, porque preferimos realizar las ventas y la actividad por la que ingresamos dinero, a llevar a cabo actividades administrativas.

En resumen, el alcance que se esperaba con la Contabilidad Electrónica no se ha logrado aún debido a que los sistemas no se han podido adecuar para la recepción de información y su respectiva clasificación.

Nosotros, como usuarios, debemos hacer un sacrificio para adquirir los programas correspondientes e invertir tiempo en el aprendizaje y clasificación de la información, lo que en el mediano plazo nos beneficiará en tiempo y en ahorro de papel y tinta. ¿Y tú, qué opinas al respecto?

Síguenos en Facebook