¿Por qué se necesita hacer pública la información de una sociedad?

Por Lic. en Derecho José Díaz Cuadra.

La información de una sociedad tendrá un tratamiento y difusión conforme a la cantidad y tipos de socios, así como los estatutos que la gobiernan. Es por ello que es necesario conocer los alcances y tipo de información que se puede hacer pública.

Una sociedad es una persona (moral) con patrimonio y personalidad propios, que se integra por el conjunto de intereses que varias personas (físicas o morales a su vez) tienen y establecen en un “vínculo” al que representan. Cuando se habla de una sociedad, se habla de que:

1) Ésta puede tener una enorme cantidad de socios (accionistas).

2) Los accionistas pueden ser de diferentes tipos dependiendo del interés por el que integraron la sociedad (fundadores, inversionistas, operativos, empleados, etcétera).

3) Es a través de sesiones de sus órganos de gobierno la forma en que sus integrantes se enteran de la marcha de la sociedad (financiera, operativa, administrativa y jurídica).

4) La información resultado de la gestión per se, de la sociedad y de quienes laboran en ella (y cómo lo hacen), es preponderante para el conocimiento de sus socios.

¿Qué es lo que se hace público en esos casos?

De inicio, tendríamos que separar el tipo de sociedad de la que estamos hablando, no es igual el tipo de información que está obligada a manifestar una sociedad sin fin de lucro, pero que recibe aportaciones (de asociaciones civiles, fundaciones, instituciones de asistencia privada, etc.), que una sociedad de capitales (con especulación comercial clara), incluso también es diferente si al mismo tiempo es promotora de inversión (SAPI), promotora de inversión bursátil (SAPIB) o bursátil (SAP).

Una sociedad “ordinaria” tiene la obligación de hacer pública, dependiendo sus estatutos, desde la sola convocatoria a una sesión de sus órganos de gobierno (Consejo de Administración o Asambleas) a través de medios de circulación nacional, hasta el resultado de sus finanzas durante un periodo (Estados Financieros).

Esto es más complejo si la sociedad es una entidad regulada, como lo puede ser una entidad financiera (bancos, casas de bolsa, instituciones de seguros, etc.) pues el tipo de información tiene periodos de vigencia más cortos (mensual, bimestral, trimestral, semestral, anual).

Y qué decir de las empresas listadas en la Bolsa Mexicana de Valores como Emisoras, la información incluso, refiere a quienes se desempeñan como Directivos Relevantes (dicho término se identifica en diversas legislaciones de la materia, incluida la financiera, aunque no sean públicas las entidades).

¿Cuál es la importancia de lo que hemos expresado hasta aquí?

Esencialmente, destacar el cuidado que debe tenerse sobre el patrimonio de los accionistas integrantes de una sociedad, y pudiéramos pensar que es un tanto obvio que se vayan enterando progresivamente por el sólo hecho de ser socios; sin embargo, en líneas anteriores especificamos que hay distintos tipos de accionistas, de tal suerte que, poniendo un ejemplo, si un socio puramente inversionista como un Home Office está diversificando su patrimonio en diversas alternativas, incluida la inversión en sociedades a las que le ven potencial de crecimiento (y una apetecible Tasa Interna de Retorno –TIR-), es preponderante que tenga información oportuna y, sobre todo comprobable, de la situación de la sociedad en la que ha invertido sus recursos, sin perjuicio, misma de la que usualmente son sus directores de relaciones públicas (CFO’s o Investment Relationships Managers), quienes están pendientes día a día.

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: