outsourcing

Por qué contratar actividades de outsourcing y servicios profesionales




Aspectos a considerar sobre la administración de los recursos humanos de una empresa por medio de “externos”, así como sus ventajas y riesgos.

Por: Jorge Alberto Reyes Caballero, M. en C. Económicas, académico de la Escuela Bancaria y Comercial.

Normalmente, cuando volteas a tu alrededor y observas que las personas se desplazan a su lugar de trabajo, oficina o negocio, no te detienes a pensar a qué se dedican, en dónde trabajan y menos todavía quién las contrató. Estamos tan inmersos en el sistema económico que no nos fijamos en esos detalles, pero aunque parezcan pequeños, es gracias a ellos que la producción de bienes y servicios nunca se detiene. ¿Te habías puesto a pensarlo?

En un mundo en el que la mayoría de las personas tiene acceso a una gran diversidad de productos, servicios, tecnología y bienes, y en el que las empresas buscan ser las más fuertes y rentables, las que otorgan la mayor rapidez y las que crecen día tras día, es necesario contar con los mejores equipos de trabajo y las mejores personas preparadas para el mundo laboral. Sin embargo, a veces sucede que cuando las empresas tienen crecimientos acelerados y, en consecuencia, las plazas laborales son abundantes e implican una alta especialización, su capacidad de reacción es limitada o no tienen suficiente experiencia para la contratación, así que es necesario que tengan opciones.

Es en esta brecha donde existe un mundo palpitante denominado outsourcing y servicios profesionales, elementos que para la gran mayoría de las empresas representan una solución, y para otras representan su materia prima de fuerza laboral para seguir ofreciendo esos bienes y servicios que hacen girar el sistema económico.

Según la Ley Federal del Trabajo, el outsourcing o subcontratación se refiere al servicio que ofrecen ciertas empresas para contratar al personal de otra institución; es decir, el outsoucing se refiere a los casos en que una empresa contrata a una agencia o firma externa especializada para obtener fuerza laboral en un campo en que la primera no está especializada. Por ejemplo, una empresa preferirá tercerizar la administración de pagos a sus trabajadores (la nómina) debido a que no cuenta con la infraestructura adecuada, ni las medidas de seguridad para llevarla a cabo; y hacerlo, en vez de generarle una rentabilidad, le representa un costo.

Los servicios profesionales son una industria que proporciona funciones técnicas o únicas que realizan trabajadores independientes o empresas especializadas para este tipo de trabajos. Dentro de los servicios profesionales están los que se ofrecen al consumidor final (cualquier persona que requiere un bien o servicio) y los que se brindan a las empresas, también conocidos como servicios empresariales. Por ejemplo, un cirujano dentista puede atender en su propio consultorio a los pacientes, o puede darle servicios de manera indirecta a una empresa u hospital gubernamental que no cuenten con dicho servicio.

Pero, ¿la contratación de actividades de outsourcing o servicios profesionales tiene algún beneficio?

Esta cuestión depende directamente de la persona a la cual se trasladen los beneficios, es decir, si son para la empresa o el trabajador; intentaremos visualizar las 2 ópticas para tener una mejor perspectiva al respecto.

Con base en lo anterior, las empresas pueden contratar casi todos los servicios mediante outsourcing o servicios profesionales, pero es indispensable comparar los costos del trabajo que se va a contratar contra los costos que le generaría a la empresa el hacerlo por sí misma. Para tal situación, antes de incursionar en el mundo del outsoucing y los servicios profesionales, las empresas deben evaluar lo siguiente:

  • La importancia de la función que se necesita contratar: ¿es de vital importancia o estratégica para la empresa? La norma básica y más importante es no contratar en outsourcing ninguna de las funciones o áreas que la empresa considera fundamentales.
  • Los costos que implica el personal al estar contratado directamente por la empresa o por outsoucing o servicios profesionales.
  • Las ventajas y áreas de oportunidad de la empresa a la que se va a contratar para el outsourcing o los servicios profesionales.
  • La importancia de la confidencialidad de la operación para la cual se va a contratar el outsourcing o los servicios profesionales.
  • El tiempo que tardará en ponerse en marcha la operación por medio de “externos”.
  • Las condiciones laborales.

Asimismo, también es muy importante conocer las ventajas que trae consigo llevar a cabo dicho tipo de contrataciones:

  • Disminuye los costos de reclutamiento, selección y capacitación, entre otros, ya que corren por cuenta de la empresa que se dedica a conseguir al personal.
  • Reduce el número de tareas que no benefician a la organización, pues se les trasladan a estos servicios.
  • La empresa que contrata estos servicios se puede dedicar a realizar sus competencias clave y estratégicas, lo cual debe redituar en una mayor rentabilidad.

Como pudiste observar, el outsourcing y la contratación de servicios profesionales son buenas opciones, pero siempre deben evaluarse porque pueden dar como resultado altos costos y posibles interrupciones del negocio. Otro factor que debe tenerse en cuenta es la parte legal del contrato: es necesario dejar bien sentadas las condiciones y las sanciones en caso de incumplimientos por parte de la compañía que lleve a cabo dichos servicios.

Por último e igual de importante es el hecho de que cada trabajador contratado bajo la modalidad de outsourcing puede tener la certeza de que dicho servicio ya está contemplado en la Ley Federal del Trabajo, lo que garantiza ciertos derechos como trabajador: tendrá derecho a salario y seguridad social, además de algunas otras prestaciones que otorgará la institución contratante. Este medio no deberá abarcar la totalidad de las actividades de contratación, sino que deberá ser igual o similar a las que se desarrollen en la empresa.

Ahora que conoces estos servicios, ¿de qué manera contratarás a tu gente?