reducir pago impuestos

Planeación tributaria para la toma de decisiones




Por: Mtra. en Políticas Públicas Rosa Martha Loria.

Hay algo que las empresas deben enfrentar más allá de su razón social, la plantilla de personal, tecnología  y una lista infinita de trámites burocráticos, independientemente del tamaño de su negocio, y de lo que prácticamente nadie puede escapar: el pago de impuestos.

¿Ha  pensado usted en las ventajas que la óptima planeación de sus actividades fiscales podría traerle a su negocio?

En este sentido, lo que todo empresario o asociado desearía saber es: ¿qué puede hacer para poder ingresar menos dinero a las arcas fiscales y reducir la carga impositiva? Pensar en la evasión no es la solución, ya que ésta puede derivar en cuantiosas multas y, en el último de los casos, hasta el delito fiscal, que podría castigarse incluso con prisión.

Existe una posibilidad distinta que permite lograr este objetivo, es totalmente legal y  le ayudará a usted y a sus socios en la toma de decisiones acertadas para su empresa: la planeación tributaria.

Sabemos que la planeación es una herramienta que puede ser utilizada para la administración y desarrollo del plan estratégico de su negocio, pero también es de gran utilidad para optimizar los impuestos desde la configuración y evaluación de los proyectos de inversión -considerando los posibles efectos de las contribuciones anticipadas- y las alternativas de ahorro en el pago de los impuestos, sin dejar de cumplir con sus obligaciones tributarias y aumentando la rentabilidad y utilidad de usted y sus accionistas. En suma, le brinda la posibilidad de minimizar lícitamente el costo impositivo.

Pero, ¿por dónde iniciar una planeación tributaria que tenga efectos efectivos en la toma de decisiones? Lo importante es empezar por conocer su negocio, ya que hay soluciones diferentes para cada uno:

¿Cómo está organizado su negocio? Es necesario saber qué tipo de compañía es la suya; considere que algunas razones sociales permiten obtener ciertos beneficios fiscales.

¿Qué tipo de contrato o titularidad existe en su empresa respecto de los activos? Recuerde que cada contrato prevé obligaciones de las partes como responsabilidades por incumplimientos, por lo que las deducciones fluctúan con el plazo de los contratos.

¿Cuáles son los criterios de depreciación de los bienes de capital de su empresa? De las depreciaciones lineales y aceleradas dependerá la ventaja tributaria que obtenga y su armonización contable.

¿Cómo realiza el control de sus inventarios? El método utilizado incidirá en el valor que tendrá el inventario, lo cual es clave en el cálculo de sus impuestos.

¿Cuál es la temporalidad de sus operaciones? Considere el  ciclo de sus operaciones hasta que sean devengadas, lo cual definirá el momento  de su gravamen.

¿Cuáles son los ciclos comerciales y fines fiscales? Nos referimos a la relación entre las fechas de cierre de ejercicio y estacionalidades; hay periodos en los que sólo se generan gastos, por lo que será necesario distribuir la carga impositiva de cada ejercicio.

¡Listo! En este punto puede desarrollar su planeación tributaria. De las estrategias que incluya en ella dependerán los resultados de su empresa y, por consiguiente, sus utilidades. A continuación, algunas recomendaciones que le ayudarán a efectuar su plan tributario:

  • Calendarice las fechas de pago y diferimiento de impuestos
  • Identifique el costo de oportunidad/riesgo involucrado
  • Considere posibles cambios en la legislación tributaria
  • Identifique la forma de distribución de dividendos en efectivo
  • Considere lo que buscan sus accionistas y el impacto en los accionistas minoritarios
  • Determine cómo se va capitalizar la compañía, analice la información financiera proyectada como el cálculo del ISR por los años que cubre la planeación
  • Identifique otras alternativas y téngalas en mente
  • Si cuenta con filiales en el extranjero, identifique las ventajas y desventajas; aproveche el paquete tributario del país de origen
  • Incluya la planeación tributaria en el diseño del Plan Estratégico de su empresa, quizá el paso más importante, pues al integrar los planes de inversión, la información financiera y el presupuesto podrá identificar también los riesgos en las metas estratégicas, financieras y fiscales. Además, con ello logrará que participe la gerencia en el plan tributario y, con ello, reducir costos y mejorar la rentabilidad
  • Y, por último, presente los resultados y efectos de su planeación tributaria en el informe de actividades al consejo directivo; esto servirá para tomar decisiones en beneficio del futuro de su empresa.

No olvide que planear siempre será una ventaja financiera.

Síguenos en Facebook