cierre_fiscal_eficaz

Pasos para un cierre fiscal eficiente y eficaz




Por C.P. Lourdes Pastor Farill.

Terminado el año, debemos de comenzar con la preparación del cierre contable y fiscal, y es recomendable tener una ruta crítica para lograr que el cierre de este ciclo sea un éxito.

Si asumimos que una ruta crítica especifica las actividades que deben ser completadas de acuerdo con el cronograma establecido para todo el ciclo, quedamos en el entendido de que la contabilidad hasta este momento está al día.

Así, con el registro de todos los movimientos de la empresa al corriente, sólo queda por reunir la siguiente documentación, antes de comenzar con el llenado de la declaración, que es el último paso de este proceso.

  1. Comprobantes fiscales, facturas recibidas y emitidas.

Recordemos que a partir del 2014, todos los comprobantes deben de ser electrónicos, en formato .xml, y éstos deben estar validados por el SAT para que sean deducibles de impuestos.

  1. Nóminas y recibos de sueldos y salarios.

Las nóminas nos servirán para ver la parte deducible del pago de sueldos y salarios. Los comprobantes de pago o recibos, también deben de ser en formato .XML y deben incluir el dato de cuotas al IMSS, INFONAVIT y RCV efectuados en el año.

Es importante asegurar que después de hacer el inventario físico, el contable esté actualizado.

  1. Relación de Activos Fijos.

Es necesario actualizar las depreciaciones fiscales, y para calcularlas necesitamos el índice nacional de precios al consumidor. Prácticamente en el 2015 ya no se puede utilizar la deducción inmediata.

  1. Papeles de trabajo para pagos provisionales.

Hay que verificar que el dato de ingresos en nuestros pagos provisionales sea el correcto. Esto nos servirá para ver cuánto pagamos de impuestos el año anterior, para poder acreditarlo contra el cálculo del impuesto anual..

  1. Saldos promedio de cuentas de activo y pasivo circulante, para calcular el ajuste anual por inflación.
  2. Declaraciones anteriores.

Éstas nos servirán para ver si tenemos pérdidas en ejercicios anteriores, o, en caso de que este año hayamos tenido pérdida, utilizar el coeficiente de utilidad anterior.

  1. Pérdidas fiscales.

Es importante considerar las pérdidas fiscales pendientes de amortizar y actualizar los montos con base en los índices de precio al consumidor.

  1. Balanza de comprobación.

Además de que debemos tenerla para enviar al SAT como primer paso para llevar Contabilidad Electrónica, este instrumento servirá para poder detectar errores de captura.

  1. Estados financieros.

Son necesarios, una vez corregidos los errores detectados en la balanza de comprobación, para llenar la declaración anual.

  1. Conciliación contable y fiscal.

Este punto es parte fundamental de la declaración anual, y debemos tener identificados los rubros o conceptos en los que difiere la contabilidad financiera, con los ingresos y/o deducciones fiscales: inventarios, costo de ventas, deducción de inversiones, honorarios no pagados a personas físicas, algunos ingresos, ajuste anual por inflación acumulable o deducible y, por supuesto, los gastos no deducibles, entre otros.

  1. Declaración.

Este es el último paso, el formato está en Internet, y ya no tenemos que descargar ningún programa, solamente entrar a la página del SAT y seleccionar declaración anual.

En caso de personas morales, debemos revisar que la firma electrónica esté vigente. Recordemos que el último día para presentar la declaración anual en tiempo, es el 31 de marzo.

¿Estás listo ya para presentar tu declaración?

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: