Obligaciones contables y fiscales al cierre del año

Por MBA y C.P. Aarón Bernardo Salmerón Jiménez.

Si bien es cierto que faltan tres meses para estar propiamente en el periodo de “cierre del ejercicio”, es importante tener en cuenta todo lo necesario para evitar tener un cierre anual de “terror”.

Desde el punto de vista fiscal es indispensable que tengamos todo al corriente, es decir, que las declaraciones mensuales de todos los impuestos que estamos obligados a declarar, estén presentadas y efectivamente pagadas, según sea el caso; en particular, las que tienen que ver con el Impuestos sobre la Renta (ISR), con el Impuesto al Valor Agregado (IVA), así como cualquier otro impuesto federal o local al que estemos obligados.

En la medida que estemos preparados para el cierre fiscal, evitaremos tener una carga extra de última hora.

Sobre los Precios de Transferencia, es un tema que impacta, tanto en el plano fiscal como en el contable.  Es indispensable que tengamos  todo en orden para el cierre del ejercicio, porque para ese momento, todas las operaciones que se celebran con partes relacionadas deben estar finalizadas e identificadas al cien por ciento.

Consideremos que, cada vez, las transacciones celebradas entre partes relacionadas tienen más peso, incluso existen nuevas herramientas que nos ayudan a garantizar que dichas transacciones son celebradas conforme a lo previsto en Ley.

La recomendación al respecto es que se tenga a la mano toda la información necesaria para poder conocer de qué se trata cada transacción celebrada entre partes relacionadas y así cumplir con el tema fiscal y contable, ya que las transacciones deben ser reveladas en tiempo y forma.

En materia Contable debemos revisar en todo momento los registros y tener toda la información en orden, con el objeto de poder cerrar el año y conocer las cifras definitivas de la empresa, para poder evaluar la administración y tomar las decisiones necesarias para el siguiente ejercicio. Por tanto, es indispensable que la información contable refleje la situación financiera al cierre, para también estar en posibilidad de emitir los estados financieros correspondientes.

En resumen, un buen cierre de ejercicio en materia fiscal implica estar preparados con la información necesaria para el cumplimiento ante las autoridades hacendarias y para la llegada de los auditores externos (quienes darán el visto bueno de la información financiera generada por la empresa). Para la generación interna de información financiera confiable a la hora de tomar las decisiones que se requieran para el cumplimiento de los objetivos de la organización.

¿Estás listos para el cierre del ejercicio?

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado:

*********

Los comentarios u opiniones contenidos en los artículos publicados en Soy Conta, son responsabilidad de su autor, pudiendo ser distintos a los criterios dados a conocer por las autoridades fiscales; tampoco representan una asesoría, consejo o prestación de servicios de ninguna índole.