Nuevos requisitos de deducción y acreditamiento de ISR e IVA, en pagos por Outsourcing

Por C.P.C. Roberto Almaraz González.

En este 2017 se han implementado nuevos requisitos para poder hacer deducibles y/o acreditar tanto el Impuesto Sobre la Renta (ISR) como el Impuesto al Valor Agregado (IVA). Revisamos las modificaciones publicadas en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el pasado 30 de noviembre de 2016.

Las modificaciones a la LISR y la LIVA  entraron en vigor el pasado 1o. de enero, y no sólo afectan directamente a las empresas de outsourcing, sino también a aquellas empresas y Personas Físicas que se han visto beneficiadas con sus servicios.

¿Qué obligaciones deberán cumplir tanto la entidad que contrate el servicio de Outsourcing, como la organización que brinde éstos servicios?

Para que los servicios de personal de subcontratación sean deducibles, es necesario solicitar a la empresa que brinda los servicios de outsourcing, o, si tu compañía es la que presta los servicios de subcontratación, tener listo lo siguiente:

Deducción de la nómina: (art. 27, fracc. V, LISR)
  • “…los CFDI’s que amparen los salarios pagados a los trabajadores subcontratados emitidos en términos del Código Fiscal de la Federación (CFF)”.
  • “Tratándose de subcontratación laboral en términos de la Ley Federal del Trabajo, el contratante deberá obtener del contratista, copia de los comprobantes fiscales por concepto de pago de salarios de los trabajadores que le hayan proporcionado el servicio subcontratado, de los acuses de recibo y declaración de entero de retenciones de ISR, así como comprobante de pago de cuotas obrero-patronales al IMSS”.
Acreditamiento de IVA: (art. 5, fracc. II, LIVA)
  • “…cuando se trate de actividades de subcontratación laboral en términos de la Ley Federal del Trabajo, el contratante deberá obtener del contratista, copia simple de la declaración correspondiente y del acuse de recibo del pago del impuesto, así como de la información reportada al Servicio de Administración Tributaria sobre el pago de dicho impuesto. A su vez, el contratista estará obligado a proporcionar al contratante copia de la misma documentación, y ésta deberá ser entregada en el mes en el que el contratista haya efectuado el pago. El contratante, para efectos del acreditamiento en el mes a que se refiere el segundo párrafo del artículo 4o. de esta Ley, en caso de que no recabe la documentación a que se refiere esta fracción, deberá presentar declaración complementaria para disminuir el acreditamiento mencionado”.
Obligaciones de los Contribuyentes: (art. 32, fracc. VIII, LIVA)
  • “…Tratándose de operaciones de subcontratación laboral, el contratista deberá informar al citado órgano administrativo desconcentrado del Servicio de Administración Tributaria (SAT), la cantidad del impuesto al valor agregado que le trasladó en forma específica a cada uno de sus clientes, así como el que pagó en la declaración mensual respectiva”.
¿Por qué éstos cambios?

Principalmente para evitar evasión fiscal y fortalecer el control que la autoridad tiene respecto de los enteros que los contribuyentes realizamos, viéndose reflejado en una mayor recaudación, además de vigilar las diferentes conductas que se han detectado en el uso de la figura de la subcontratación.

Es de destacar lo anterior ya que se considera que con éstas medidas que se han implementado, se evitará un perjuicio mayor al fisco, en los casos que las compañías de outsourcing no cumplan con la obligación de enterar a la autoridad fiscal el I.V.A. que trasladó en dicha operación y quienes contrataron el servicio sí efectúan el acreditamiento.

Esperemos que esta medida al día de hoy, le esté dando resultados positivos a la autoridad, que las empresas que brindan éste servicio, estén contribuyendo (enterando), de manera justa a lo que corresponde de acuerdo a sus honorarios y servicios que ofrece; sin embargo, esperemos también que éstas modificaciones en las Leyes se implementen objetiva y equitativamente para lo que fueron creadas, un ejemplo muy claro a este respecto, son las empresas cuyo personal se encarga de la limpieza de oficinas, tanto privadas como gubernamentales, incluso estudiantes como profesionistas, en diversos sectores y niveles de las dependencias y organizaciones son contratados bajo este esquema.

La pregunta ahora es: ¿Éstas medidas por parte de Hacienda, desalentarán o motivarán a continuar con ésta práctica tan recurrente, que repito, se realiza tanto en el sector privado como en el sector público?

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: