Lo que necesitas saber sobre la Contabilidad Electrónica

Por: CPC Roberto Almaráz González

¿Conoces si debes cumplir con la obligación de la Contabilidad Electrónica y cómo se hace? De acuerdo con la disposición fiscal tu contabilidad debe cambiar, si eres persona física con actividad empresarial o servicios profesionales que sean igual o superiores a dos millones de pesos anual.

Si durante el año 2013, alguien obtuvo ingresos anuales superiores a cuatro millones de pesos, tuvo que presentar la balanza de comprobación y el catálogo de cuentas correspondientes a enero y febrero de 2015, el día 7 de abril, siendo persona moral, y el 9, en caso de ser persona física. Dicha información se tuvo que enviar a través del Buzón Tributario, por lo que fue necesario confirmar el correo electrónico que se proporcionó dentro del sistema, así como la vigencia de la firma electrónica.

¿Te suena familiar esta experiencia?

Actualmente, quienes estamos dados de alta en el Sistema Nacional de Recaudación Tributaria, mejor conocido como el SAT, nos hemos visto en la necesidad de familiarizarnos con el servicio en línea de Contabilidad Electrónica, y para ello, hemos tenido que validar los archivos que el mismo SAT nos proporciona, en lo que se ha dado en llamar validador de forma y sintaxis, herramienta que está disponible a través de su página electrónica.

La Contabilidad Electrónica se refiere a la obligación por parte de los contribuyentes, de llevar los registros y asientos contables a través de medios electrónicos e ingresar de forma mensual su información contable a través de la página de Internet del SAT.

Para dar cumplimiento formal al ingreso mensual de información contable, únicamente se tendrá que enviar la balanza de comprobación y el catálogo de cuentas con el código agrupador del SAT (catálogo contable con el que ahora le debemos asignar a cada nivel un código agrupador para que el SAT pueda procesar la información en su sistema y pueda realizar compulsas y revisiones casi automáticas),  para que éste permita su interpretación.

Adicionalmente, los contribuyentes deben tener la posibilidad de generar información electrónica de sus pólizas contables y auxiliares para entregarla al SAT, para cuando:

  • El SAT ejerza facultades de comprobación directamente al contribuyente o a terceros relacionados (compulsas).
  • El contribuyente solicite una devolución o realice una compensación.

En el caso de los contribuyentes incorporados al Régimen de Arrendamiento, Servicios Profesionales e Incorporación Fiscal, quedarán exonerados del envío de Contabilidad Electrónica, siempre y cuando registren sus operaciones en el módulo de contabilidad de la herramienta electrónica “Mis cuentas” y sus ingresos anuales no sean de dos millones de pesos o superiores.

Hay quienes consideran que la Contabilidad Electrónica como una obligación para los contribuyentes dentro del Código Fiscal de la Federación (CFF), podría ser una violación a las garantías individuales de todo contribuyente, ya que esto nos coloca en un estado de indefensión, debido a que la autoridad podría tener acceso a toda la información de las contabilidades.

Sin embargo, la autoridad ha manifestado que esto no implica un proceso de auditoría permanente o continuo, ni modifica los procedimientos y garantías asociados al ejercicio de facultades de comprobación, ya que para eso primero tendrá que hacerle saber de manera muy puntual al contribuyente cuándo empezará a revisar y cuál será la información a inspeccionar.

Es importante  enfatizar que,  para los contribuyentes, hoy resulta fácil el manejo e implementación de ésta nueva forma de tributar en México.

¿Qué opinas tú?

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: