impuestos_diferidos_tratamiento

Las mejores prácticas de tratamiento para los impuestos diferidos ISR, IETU y PTU




¿Por qué hablar de impuestos cuando sólo hay que pagarlos? ¿Qué son los impuestos diferidos?

Por: Jorge Alberto Reyes Caballero, M. en C. Económicas, académico de la Escuela Bancaria y Comercial.

Tanto las personas físicas como las morales pensamos en los impuestos como una obligación económica con el Gobierno Federal, sin que éste nos ofrezca ningún beneficio a cambio. En el presente artículo haremos énfasis en uno de los beneficios que se ofrece a los contribuyentes por la diferencia contable y fiscal que existe en la vida real.

Comencemos por mencionar que los impuestos son el tributo que se paga a la Administración Pública y Gobierno para que éste pueda financiarse y obtener recursos para realizar sus funciones. El pago de impuestos es obligatorio y se exige tanto a personas físicas como a personas morales.

Los impuestos se dividen en varias categorías o tipos, de acuerdo con las características que causan su tributación:

  • Impuestos directos: Son aquellos que gravan directamente la obtención del ingreso o renta de las personas físicas y morales.
  • Impuestos indirectos: Son aquellos que gravan el consumo que se realiza con el ingreso o renta de las personas; no afecta de manera directa los ingresos del contribuyente, sino que recae sobre el costo de algún bien o servicio.
  • Impuestos progresivos: Son aquellos en que el factor impositivo crece si el ingreso o renta es mayor. El factor impositivo es el porcentaje que se aplica sobre la base gravada por el impuesto.
  • Impuestos regresivos: Son aquellos en que el factor impositivo se reduce al aumentar la base sobre la cual se aplica el impuesto.

Una de las cuestiones más difíciles a las que se enfrentan los contribuyentes son los diferentes tipos de impuestos y la manera en que las personas y empresas los administran. Esto se agrava porque existen diferencias entre sus valores contables y sus valores fiscales, causados por las regulaciones fiscales y financieras; por ello toma fuerza una modalidad denominada impuestos diferidos.

Los impuestos diferidos surgen de las diferencias temporales, las pérdidas fiscales y los créditos fiscales entre el valor tributario y el valor financiero de un concepto del balance general, que puede estar a cargo o a favor de la institución; este impuesto se devenga en un periodo contable (periodo en el cual se reconoce) y se realiza en otro, lo cual ocurre cuando se revierten las diferencias temporales, se amortizan las pérdidas fiscales o se utilizan los créditos fiscales.

Entre los principales impuestos diferidos se encuentran los siguientes:

  • Impuesto Sobre la Renta (ISR): Impuesto que grava la utilidad, ingreso o ganancia obtenida por la realización de una actividad. Este impuesto es un impuesto directo sobre la ganancia obtenida; es decir, se grava el ingreso que obtiene un empleado (persona física) y la diferencia de ingresos y deducciones autorizadas para una empresa (personal moral).
  • Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU): Las personas físicas (con actividad empresarial o régimen intermedio) y las morales residentes en territorio nacional, así como los residentes en el extranjero con establecimiento permanente en el país, están obligadas al pago del impuesto por los ingresos que obtengan, independientemente del lugar en donde se generen los ingresos, siempre y cuando provengan de la realización de las siguientes actividades: enajenación de bienes y prestación de servicios independientes.
  • Participación del trabajador en las utilidades (PTU): Están obligados a participar en el proceso de reparto de utilidades todos los patrones, sean personas físicas o morales, que tengan trabajadores a su servicio, sean o no contribuyentes del Impuesto Sobre la Renta. Todos los trabajadores que desarrollen un trabajo personal subordinado mediante el pago de un salario tienen derecho a participar en las utilidades de las empresas donde laboran.

Pero, ¿por qué deben recibir un tratamiento especial los impuestos diferidos y cómo debe realizarse?

Los impuestos diferidos afectan varios reportes con diversos propósitos financieros, por lo que su comprensión requiere una base fiscal sólida, oportuna y eficiente. Con base en los distintos reportes es que se estructura el complejo rompecabezas que puede resultar del cálculo de estos impuestos.

El mejor tratamiento de los impuestos diferidos se basa en el método de activos y pasivos, debido a las diferencias temporales que surgen entre los valores contables y fiscales de los activos y pasivos que se deberán materializar en el futuro.

Es importante mencionar que el método de los activos y pasivos consiste en la identificación de las diferencias en que se deben reconocer los ingresos, costos y gastos, y el momento en que se deben registrar. Las diferencias identificadas pueden ser únicamente de carácter temporal, deducible o acumulable.

Las imprecisiones en los cálculos o la falta de oportunidad para la presentación de las declaraciones mensuales correspondientes de los impuestos implican riesgos altos y, en su caso, el pago de multas y recargos para las personas y empresas. La falta de reconocimiento de los impuestos diferidos o la mala determinación de los mismos puede inducir a las empresas a tomar decisiones equivocadas y ajenas a la realidad.

Ahora que conoces los impuestos diferidos, ¿te parecen un beneficio fiscal?

Documentos de referencia: Ley Federal del Trabajo; Ley del Impuesto Sobre la Renta; Ley Impuesto Empresarial a Tasa Única; Pérez Chávez Olguín y Raymundo Fol. Olguín, Impuestos diferidos (ISR y IETU). Determinación práctica de la aplicación NIF-D4, Tax Editores, 2009, ISBN 6074400342; KPMG cutting through complexity, impuestos diferidos: agregando valor traspasando la complejidad.