fraudes-empresas

Las mejores prácticas corporativas para la prevención de fraudes




C.P.C. y M. en C. Jessica Valdivia Román, catedrática de la EBC.

Al mecanismo que sirve a las organizaciones para fortalecer su administración y agregar valor a las mismas se le conoce como Gobierno Corporativo, el cual implica un conjunto de relaciones entre la administración de la sociedad, su consejo, sus accionistas y los terceros interesados.

La implementación de este sistema cobra relevancia a partir de los diversos escándalos corporativos principalmente en Asia, Europa y América, los cuales impactaron profundamente en el mercado y al mundo empresarial.

Lo que detonó el interés de los analistas financieros, economistas y empresarios a nivel mundial fue el fraude de la empresa estadounidense Enron. La entidad malversó información sobre los beneficios que ofrecía, incurriendo así en una serie de engaños y delitos que perjudicaban a los trabajadores y accionistas.

Esto provocó un análisis empresarial a nivel mundial para encontrar una nueva manera de implementar procesos que previnieran el fraude y protegieran los intereses de accionistas e inversionistas. Como resultado de ese esfuerzo se creó el Código de Mejores Prácticas Corporativas.

El documento contiene principios que buscan, entre otras cosas, ayudar a las sociedades en su proceso de institucionalización. Comparto con ustedes algunas prácticas dentro del marco general para la acción:

  • Sugiere no agrupar asuntos relacionados con diferentes temas en un solo punto del orden del día, así como evitar el rubro referente a “Asuntos Varios”.
  • Se sugiere que el Consejo de Administración incluya en su informe anual a la Asamblea de Accionistas aspectos relevantes de los trabajos de cada órgano intermedio. Se sugiere que los informes de cada órgano intermedio presentados al Consejo, estén a disposición de los accionistas junto con el material para la Asamblea, a excepción de aquella información que debe conservarse en forma confidencial. Además, se recomienda que en el informe anual se incluyan los nombres de los integrantes de cada órgano intermedio.
  • Se recomienda que las funciones del Consejo de Administración no involucren actividades de la Dirección General y su equipo de dirección, con objeto de que las líneas de autoridad y de responsabilidad sean transparentes.
  • Se recomienda que el consejero independiente al momento de ser nombrado entregue al Presidente de la Asamblea de Accionistas una manifestación de cumplimiento de los requisitos de independencia; estar libre de conflictos de interés y poder ejercer su función en el mejor interés de la sociedad.
  • Se recomienda que, con el propósito de tomar decisiones más informadas, el Consejo de Administración realice las funciones de auditoría, evaluación y compensación, finanzas y planeación, que se definen posteriormente en el Código, con el apoyo de uno o varios órganos intermedios según sea necesario.
  • Se recomienda que existan disposiciones por las que se pueda convocar a una sesión del Consejo de Administración, con el acuerdo del 25% de los consejeros o por el presidente de algún órgano intermedio.

Para profundizar en el tema el Código de Mejores Prácticas Corporativas, lo puedes descargar completo aquí

En México, adoptar prácticas de Gobierno Corporativo en las empresas familiares y privadas ha dado claridad a los roles, derechos y responsabilidades de accionistas, consejeros, ejecutivos y colaboradores, por lo que al tener mayor claridad, menor es la posibilidad de que se cometan fraudes. Al conocer lo anterior pueden dar propuestas que promuevan el consenso y la adecuada toma de decisiones sobre los temas que son estratégicos del negocio, siendo el Código de observancia estricta para las sociedades que cotizan sus acciones en la bolsa de valores o emiten títulos de deuda, las instituciones financieras, las sociedades de ahorro para el retiro, etc.

De lo antes señalado podemos decir que con la implementación de las mejores prácticas corporativas se pretende incrementar la prevención de fraudes en las entidades económicas y mejorar las relaciones entre socios, administradores y demás figuras que forman parte sustancial de dichas organizaciones en su operación y control; sin embargo, para lograr un funcionamiento eficiente deberán de ser adoptadas como parte de la cultura organizacional de la entidad económica, observadas desde el nivel estratégico y transmitidas a todo el personal que es responsable de los procesos sustantivos y de apoyo de la organización.

Y tú, ¿qué retos enfrentas en tu organización desde esta perspectiva de mejores prácticas corporativas? 

Síguenos en Facebook