administración-costos

La importancia de los costos para la toma de decisiones




Por: José de la Fuente Molina, C.P.C. y M.A.

Al contar con una adecuada determinación de los costos, se podrá contar con apropiados precios de venta que harán que una empresa sea exitosa en todos los aspectos.

Los empresarios son gente que tienen buenas ideas, que identifican necesidades y que pueden hacerse fácilmente de capital para poder invertir. Por lo general, tienen un “sexto sentido” y un sofisticado tino para los negocios que siempre los hacen crecer.

Cuando se inicia un negocio, los socios lo hacen con frenesí incontrolado, las ideas surgen y el principal objetivo es ver cómo sus sueños se cristalizan, es crear y observar cómo los productos que pensaron se pueden tocar; en esos momentos el ímpetu emprendedor hace que todo sea posible y los financiamientos son una realidad y con ello la consolidación de las cosas; en esta etapa los empresarios todavía no se preocupan por la rentabilidad o los costos, únicamente les interesa cubrir sus aspiraciones.

Por lo general en los inicios, los empresarios hacen todo; son los que realizan la producción, la venta, la mercadotecnia; le piden a la prima de uno de los socios que sea ella la que lleve la Contabilidad, pues “ella está estudiando eso”, no se preocupan por el área de recursos humanos y las nóminas, pues “el negocio todavía no es grande y no lo necesita”; ¿pensar en medidas de control interno tales como políticas o procedimientos? No, para nada, la empresa no lo necesita, ellos mismos crean sus propios controles.

Al tener los ánimos acelerados, los empresarios siguen con su proyecto, todavía les alcanza el dinero que pudieron conseguir y por lo tanto siguen operando de esta forma sin que se preocupen.

Al pasar el tiempo, los productos se lanzan al mercado y empiezan a tener aceptación con los clientes y los pedidos empiezan a llegar; al fin, ese sueño que empezó como una idea, ahora toma forma y las campanas se empiezan a echar al vuelo.

Se sigue produciendo y debido a que se empieza a tener flujos por el producto de las ventas, los empresarios siguen operando sin todavía preocuparse acerca de la rentabilidad.

Pero como no todo es “miel sobre hojuelas”, llega el momento en que los empresarios observan que los flujos de efectivo no son suficientes; observan que hace falta personal y que quizá no hay una adecuada administración de los inventarios, tienen mucho de lo que no necesitan y poco de lo que quieren para producir; la Contabilidad no está actualizada y con ello no se tiene una idea precisa de la rentabilidad y por lo tanto de los compromisos que se deben cubrir (pasivos); la falta de los controles internos demuestra que tienen fugas de todo y, por lo tanto, los objetivos que se habían planteado al inicio, no se van a poder alcanzar.

Al no llevar un adecuado análisis de costos, los empresarios se dan cuenta de que sus precios de venta no contemplaban, por ejemplo, los gastos de fletes o los intereses del préstamo que solicitaron o los gastos de empaque o la proporción de los gastos fijos, tales como la renta de la oficina y de la bodega, o tan simple los gastos como el teléfono o la luz; se dan cuenta de que quizá su precio de venta es bajo con respecto a lo que realmente están gastando y con ello empieza una etapa de frustración.

Es por ello que los empresarios deben darse cuenta que la administración del negocio debe estar de la mano con las ideas iniciales, se deben de implementar medidas de control interno no importando el tamaño de la empresa y principalmente se debe tener contemplado un adecuado sistema de costos que le permita a la empresa medir los resultados esperados contra los reales, por lo que las recomendaciones serían:

Contar con un profesional de la Contaduría y, por consecuencia, un adecuado sistema contable que les permita registrar todas las operaciones del negocio.

– El Contador puede ayudarles a la determinación del método de valuación de los inventarios que pueden ser:

  • Costo de adquisición
  • Costo estándar
  • Detallistas

– Él también podrá ayudar con las fórmulas de asignación del costo que pueden ser:

  • Costos identificados
  • Costo promedios
  • Primeras entradas primeras salidas

– Y, obviamente, con la identificación de los:

  • Gastos indirectos, que son los que se pagan independientemente de los niveles de producción
  • Gastos indirectos variables, que son los que se incurren en proporción a la producción
  • Elaboración de presupuestos de ventas, de lo general a lo particular (de forma anual, mensual, semanal, por producto, por vendedor, etc.)

– Los controles internos en el manejo de los gastos de venta y los de administración y la determinación de los costos financieros.

– No hay que olvidar que se debe contemplar el organigrama de la empresa.

Como conclusión podemos decir que los Contadores Públicos son los mejores aliados de los empresarios, ya que la combinación de las ideas y buenos controles hará que los negocios permanezcan en el mercado; contando con una adecuada determinación de los costos y la utilidad que se pretende obtener, se podrá contar con apropiados precios de venta que harán que la empresa sea exitosa en todos los aspectos.

Síguenos en Facebook