planeacion2

La importancia de la planificación y el presupuesto




Un buen presupuesto funciona como herramienta de medición y control.

Por: CP Carlos H Buenfil García, Integrante de la Comisión Sector Empresarial del Colegio de Contadores Públicos de México, A.C.

No cabe duda que cualquier actividad requiere de “Principio, Desarrollo y Conclusión” y dependiendo de la calidad de las 2 primeras fases se obtendrá la conclusión o resultado deseado con el mejor costo-beneficio. Si esto lo llevamos a la vida diaria, o a los negocios, veremos que los resultados que se obtienen no sólo son tangibles sino medibles, revisables y pueden ser mejorados en muchos casos.

¿De qué depende esto? Alguien pudiera decir que de las circunstancias y oportunidad que intervinieron en el proceso, pero en realidad depende de lo bien o mal que aprovechamos estas condiciones, no cabe duda que una revisión anticipada del proceso que vamos a llevar a cabo para obtener un objetivo nos permitirá utilizar a nuestro favor las circunstancias y su oportunidad, de ahí la importancia de la planificación, definir a qué queremos llegar, cómo lo vamos a hacer y cuánto tiempo, recursos, esfuerzo y dinero nos llevará, esto con el objetivo de poder definir un precio de este trabajo que satisfaga nuestros costos y utilidad deseada y sea aceptado por los consumidores potenciales.

Una herramienta en la planificación inicial y en revisiones posteriores es la elaboración de un presupuesto que considere los tiempos, recursos y costos que intervendrán en la obtención del producto o resultado deseado, dándole su valor adecuado a cada concepto como la oportunidad de los tiempos, la calidad de los recursos y el impacto de todos para obtener los mejores costos.

Un presupuesto bien elaborado permitirá la medición de los conceptos anteriores, y más importante aún, permitirá detectar desviaciones y tomar medidas correctivas con la oportunidad debida, por lo que se debe de considerar no sólo como una herramienta de medición que nos permite analizar el pasado para ver qué se puede mejorar en el futuro, sino como una herramienta de control de la operación que nos permita reaccionar en tiempo y forma oportunas a desviaciones de la misma.

Todos  los profesionistas que deben intervenir para lograr una buena planificación y control de operaciones deben estar preparados al respecto, tanto sobre temas relacionados con la  planificación en sus distintos conceptos, que van desde estudios de factibilidad a procesos y controles de operación, así como la elaboración y control de presupuestos.

*Artículo publicado en el periódico El Economista, Comunidad el Empresario.