denuncias fraudes contables

La importancia de canales de denuncia ante la incidencia de fraudes




Por Mtro. Enrique Monroy.

Uno de los problemas relevantes que actualmente enfrentan las organizaciones, es la incidencia de los fraudes tanto internos como externos.

La Association of Certified Fraud Examiners (ACFE), en su “Reporte a la Naciones 2016”, estima que, en promedio, las organizaciones pierden el 5% de sus ingresos anuales como consecuencia de estos ilícitos. En dicho reporte, se concluye que la efectividad de las líneas de denuncia sobresale como método de detección.

deteccion esquemas de fraude

¿A qué se debe su efectividad?

Las estadísticas muestran que bajo ciertas condiciones de presión, oportunidad y racionalización, la mayor parte de las personas cometerían un fraude. Asimismo, existe evidencia de que en gran parte de los casos, los fraudes sí son conocidos por personal de la empresa, ajena a la situación.

En este contexto, la herramienta más efectiva para detectar el fraude, es un sistema de denuncias que permita, de forma segura para los empleados y clientes, reportar hechos o sospechas de fraude, irregularidades similares u otras violaciones al código de ética y de conducta de la empresa.

¿Cómo funciona?

La mayoría de las líneas de denuncia se manejan a través de sistemas telefónicos y mecanismos por Internet o Intranet, que dan cabida a las denuncias. Muchas compañías han establecido estas líneas como parte de sus programas de ética corporativa, ya sea directamente, o adquiriendo el servicio a través de un proveedor externo.

Factores de éxito

Al margen de las características particulares de la herramienta, el factor crítico de éxito es que el denunciante perciba la efectividad en los siguientes elementos:

a) Confidencialidad e integridad absoluta del sistema.

b) Alcance y acceso adecuado.

c) Seguimiento de las denuncias reportadas.

Un sistema de detección, como lo es una línea de denuncias, debe incitar a los empleados a que actúen cuando perciban actos que consideren ilícitos o que rompen con los códigos de conducta, aún cuando no cuenten con evidencia. Dicho sistema puede inspirar en los empleados la confianza de que reportar tales actos sirve a sus propios intereses y a los de la compañía.

La cultura de la “cero tolerancia”

El sistema de denuncias ayuda también a desarrollar una cultura empresarial en la cual se reconoce el comportamiento ético, donde existe el compromiso de prevenir y detectar el fraude, y donde se responden, en forma decidida y apropiada, a las irregularidades que surgen en la organización.

Es necesario subrayar que, una vez que exista evidencia de que un fraude ha ocurrido, se debe proceder mediante la vía legal, a fin de que en la práctica se ejerza la cero tolerancia a los ilícitos.

Podemos asegurar, a manera de conclusión, que las líneas de denuncia, instrumentadas y utilizadas en forma correcta, generan beneficios que contribuyen al fortalecimiento de una cultura empresarial al prevenir, detectar y abordar fraudes, irregularidades contables, así como otros actos inapropiados para la organización.

Finalmente vale la pena señalar que, el manejo efectivo del fraude, descansa sobre una combinación de actividades de control y prevención, sobre herramientas y metodologías de detección y sobre procedimientos estrictos de investigación. En este conjunto de actividades, las líneas de denuncia funcionan como una herramienta central tanto para la detección, como para la prevención de ilícitos, de ahí su importancia y la pertinencia de profundizar y reflexionar en su forma de aplicación.

¿En tu organización cuentan con algunas de estas herramientas para la detección de fraudes?

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: