La facturación electrónica para el sector primario y sistema productivo, ¿en qué consiste este esquema?

Por: Mtro. Roberto Almaráz González

Los productores de materias primas forman un grupo dedicado a las actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas y de pesca. Por lo general, estos proveedores no cuentan (en su mayoría) con los medios tecnológicos ni los equipos para la emisión de comprobantes digitales, por lo que son las propias empresas transformadoras y comercializadoras de sus productos las que contratan los servicios de emisión de facturas a través de un proveedor autorizado por el SAT (Servicio de Administración Tributaria).

Con esta “nueva forma” de tributación, la responsabilidad de la emisión de la factura electrónica o Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) es compartida entre el productor, la empresa transformadora y el proveedor autorizado, en tanto que la carga administrativa es absorbida por los dos últimos. Así, los productores del sector primario reciben su pago, los transformadores pueden deducir sus adquisiciones y la Administración Tributaria logra un control más eficiente y transparente.

Anteriormente, el industrializador o comercializador que adquiría los productos del sector primario emitía una “autofactura” para deducir sus adquisiciones o compras a este sector. Para hacerla válida, tenía que presentar un aviso y, unos meses más tarde, capturar toda la información de estos documentos en un programa. Mediante la autofactura, solo se podía deducir hasta un 70% de las adquisiciones totales.

En la actualidad, el industrializador, aprovechando que ya tiene contacto con el productor, captura los datos de éste en un programa de cómputo proporcionado por el SAT y solicita la inscripción del productor al Registro Federal de Contribuyentes (RFC). El mismo industrializador contrata los servicios de un proveedor autorizado de comprobantes fiscales digitales o facturación electrónica y con el RFC del productor, al momento de adquirir sus productos, solicita la emisión de una factura electrónica. Con este mecanismo se puede deducir hasta el 100% de las adquisiciones.

Sectores en los que es válida esta modalidad de facturación

Los sectores o tipos de contribuyentes que deben utilizar este sistema de facturación son:

  • Sector primario: compra-venta de productos agrícolas, silvícolas, ganaderos y de la pesca.
  • Arrendamiento: pago por el uso o goce temporal de inmuebles para la colocación de anuncios publicitarios panorámicos y promocionales, así como para la colocación de antenas de telefonía.
  • Pequeños mineros: Compra-venta de minerales sin procesar, excepto metales como oro, plata y otros minerales ferrosos y piedras preciosas.
  • Sistemas Producto: Asociaciones que reúnen a productores de conformidad con el esquema de Sistema Producto previsto en la Ley de Desarrollo Rural Sustentable.

¿Qué tramites es necesario realizar ante el SAT para generar facturas electrónicas en estos sectores?

  1. Solicite y recopile los datos de sus productores: a) nombre completo, b) CURP o fotocopia del acta de nacimiento, c) actividad preponderante que realiza y d) domicilio fiscal.
  2. Descargue de la página del SAT el programa para la captura e instale el programa en su computadora.
  3. Capture primero sus datos y luego los de sus productores.
  4. Genere el archivo de datos para enviar al SAT y guárdelo en un sitio seguro dentro de su computadora.
  5. Envíe sus archivos al SAT.

Tramites del adquirente (industrializador o comercializador)

    a) Genere su sello electrónico para facturas (certificado de sello digital);

b) obtenga su firma electrónica avanzada (Fiel), si aún no cuenta con ella; y

c) utilice su firma electrónica avanzada (Fiel) para solicitar su sello electrónico o certificado de sello digital en la página del SAT.

Emisión de factura electrónica

Una vez inscrito el productor, ya puede expedir facturas electrónicas. Para evitar una carga administrativa a este sector, el SAT dispuso de la facilidad de emitirlas a través de un tercero contratado por el adquirente (industrializador o comercializador). Además, en el sector primario, el productor se mantiene exento de llevar contabilidad y presentar declaración. Los beneficios anteriores aplican únicamente a aquellas personas que: a) se dediquen exclusivamente a actividad de sector primario; y b) sus ingresos en el año no superen el monto de 40 veces el salario mínimo general del área geográfica del productor.

En este último párrafo, se menciona la opción de contratar a un tercero por parte del sector primario. Yo preguntaría lo siguiente: ¿de dónde obtener recursos para el pago de servicios de facturación, en un sector vulnerable o castigado en los precios?, ¿será necesario que contraten los servicios de un contador para llevar su contabilidad? De ser así, ¿cómo hacer frente a sus obligaciones fiscales, cuando sabemos que en muchas comunidades se tienen carencias de infraestructura? Son temas que, sin duda, quedan para una cuidadosa reflexión.

 

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

 

Contenido recomendado: