mejora continua empresas

Importancia de considerar la mejora continua en las empresas




Por CP y MACG Verónica Evelyn López Gamiño.

Seguramente has escuchado constantemente el concepto de mejora continua, pero ¿te has puesto a reflexionar acerca de la verdadera importancia que ésta conlleva en las empresas y la diferencia de considerarla en el trabajo diario de las organizaciones?

La mejora continua, es una filosofía que tiene como propósito optimizar y aumentar la calidad de un producto, proceso o servicio. Su aplicación no se centra únicamente en empresas manufactureras, sino que también tiene repercusión en las comercializadoras y de servicios.

Se caracteriza por promover la base para asegurar la estabilidad de los procesos y así proporcionar una posibilidad de mejora, a través de la corrección de desviaciones o de la propuesta de otra alternativa más eficaz.

La mejora continua, como su nombre lo dice, se aplica a través de monitoreo constante y mejoras que permiten a la empresa detectar variaciones o fallas en sus procesos cruciales.

Ésta puede ser aplicada de forma constante y continua, por periodos de tiempos cortos, esto con el objetivo de no caer en una falla de gran importancia, que requiera un mejoramiento radical, pues ello implicaría cambios bruscos y un entrenamiento mucho más especializado para los trabajadores.

Por lo anterior, y tomando en cuenta la competencia entre las empresas, los nuevos sistemas, la digitalización, etc., existen distintas metodologías que permiten emplear el mejoramiento continuo basado en procesos bien definidos y que otorgan con mucha mayor confianza, la certeza de que estos cambios surtirán efectos a favor de la organización.

Dichas mejoras pueden adoptarse de varias formas:

• Aumentar el valor para el cliente con nuevos y mejores productos y servicios.

  • Reducir errores, defectos y desperdicios y sus costos relacionados.
  • Aumentar la productividad y la eficiencia en el uso de los recursos.
  • Mejorar la capacidad de respuesta y el desempeño de los clientes o la introducción de nuevos productos.

Finalmente, la verdadera mejora depende del aprendizaje que implica entender por qué los cambios tienen éxito a través de la retroalimentación entre prácticas y resultados, lo que da lugar a nuevos objetivos y estrategias. Por último, consideremos que un ciclo de aprendizaje consta de:

  1. Planeación.
  2. Ejecución de planes.
  3. Evaluación del progreso.
  4. Revisión de los planes con base en los descubrimientos de la evaluación.

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: