Finanzas y rentabilidad de una empresa

Finanzas corporativas para la medición de la rentabilidad




¿Qué significa la rentabilidad? ¿Por qué es necesario conocer las finanzas corporativas?

Por: Jorge Alberto Reyes Caballero, M. en C. Económicas y académico de la Escuela Bancaria y Comercial.

Cuando tomamos decisiones sobre nuestro dinero o el de nuestros patrones, lo hacemos con el propósito de que dicho recurso esté bien empleado y dé frutos; sin embargo, la obtención de esos frutos —a los que en términos técnicos llamamos rentabilidadpuede ser un gran desafío si no sabemos cómo invertir el dinero.

La rentabilidad es uno de los conceptos más importantes en las empresas modernas, y uno de los más utilizados por la comunidad de negocios. Básicamente, es el objetivo de todos los inversionistas y dueños del capital. La rentabilidad es uno de los factores que considera la gerencia de una empresa en la toma de decisiones, al igual que los inversionistas para saber si invierten sus ahorros en la empresa, o si, por el contrario, los retiran.

Las finanzas corporativas son un área que se dedica a estudiar la rentabilidad, y se concentran en la forma en que las empresas, los proyectos o las personas obtienen beneficios y los mantienen a través del uso eficiente de los recursos financieros. El propósito de las finanzas es aumentar al máximo el rendimiento de los accionistas o dueños del capital invertido. Las finanzas se relacionan con otras 2 disciplinas, la Economía y la Contabilidad, sin las cuales sería imposible utilizar las primeras.

Las finanzas corporativas deben utilizarse para tomar las siguientes decisiones:

  • Las decisiones de inversión, que estudian los activos financieros reales (tangibles o intangibles) en los que la empresa debería invertir y a los que debe apuntar.
  • Las decisiones de financiación, que analizan la obtención de fondos, recursos o capital financiero (provenientes de los inversionistas) que permitirán a la empresa adquirir los activos en los que invertirá.
  • Las decisiones sobre dividendos, que evalúan cuáles son las mejores decisiones de inversión del capital, una vez que la empresa genere recursos.
  • Las decisiones directivas, que se refieren a las decisiones operativas y financieras del día a día, y están ligadas al riesgo operativo y financiero.

¿Cómo hacen las finanzas para medir la rentabilidad?

Las finanzas utilizan conceptos claves denominados básicos para comprender el entorno y lograr el posicionamiento financiero que desea la empresa, para alcanzar su objetivo principal: la rentabilidad. Dichos conceptos básicos incluyen los siguientes:

  • El dilema entre el riesgo y el beneficio: Mientras más rentabilidad espera un inversionista, más riesgo está dispuesto a correr.
  • El valor del dinero en el tiempo: El valor del dinero disminuirá en el futuro.
  • El dilema entre la liquidez y la necesidad de invertir: El dinero en efectivo es necesario para el trabajo diario (capital de trabajo), pero hay que evaluar si para contar con él se deben sacrificar las inversiones.
  • Costos de oportunidad: Se debe considerar que siempre hay varias opciones de inversión.
  • Financiamiento apropiado: Las inversiones deben sustentarse con la financiación adecuada del proyecto.
  • Apalancamiento: El buen empleo de los fondos adquiridos mediante las deudas sirve para aumentar las utilidades de una empresa o inversionista.
  • Diversificación eficiente: Es necesario distribuir el riesgo para reducirlo.

Para medir la rentabilidad, se deben tener en cuenta 4 factores:

  1. El beneficio obtenido: Cuál es la ganancia que se requiere obtener.
  2. El monto de capital necesario: Cuánto dinero requerimos y de dónde lo obtenemos
  3. El tiempo transcurrido desde que se realizó la inversión: Cuál es el tiempo óptimo para generar la rentabilidad.
  4. El riesgo del negocio que genera esa rentabilidad: Los riesgos imputables a la operación.

En conclusión, el objetivo de los inversionistas es lograr cierta rentabilidad; si no la obtienen, decidirán retirar su capital para invertirlo en otro negocio, lo cual dejaría a la empresa sin dinero ni liquidez para enfrentar los pagos. Por eso te recomendamos utilizar los conceptos anteriores para que pongas las cosas en la balanza y obtengas la rentabilidad que deseas.