embargo-fiscal

Embargo por adeudos fiscales




Te decimos qué tipo de bienes no pueden ser embargados y cuáles sí en caso de contar con algún adeudo con la autoridad.

La paz mental de los contribuyentes se obtiene dando cumplimento en tiempo y forma a las obligaciones fiscales, las cuales incluyen el entero de los impuestos; sin embargo, en el supuesto de que el contribuyente no realice los pagos pertinentes, la autoridad podrá tomar medidas que le permitan recaudar un importe equivalente a lo que debió recibir por este concepto.

Es importante mencionar que antes de que exista un embargo, el contribuyente debe tener un crédito fiscal firme y exigible.

Las autoridades fiscales para hacer efectivo un crédito fiscal exigible y el importe de sus accesorios legales, requerirán de pago al deudor y, en caso de que éste no lo haya efectuado, procederán de inmediato de la siguiente manera:

  • A embargar bienes suficientes para, en su caso, rematarlos, enajenarlos fuera de subasta o adjudicarlos en favor del fisco, o a embargar los depósitos o seguros de vida que no formen parte de la prima que haya de erogarse para el pago de dicho seguro, a fin de que se realicen las transferencias de fondos para satisfacer el crédito fiscal y sus accesorios legales.
  • En ningún caso procederá el embargo de los depósitos o seguros por un monto mayor al del crédito fiscal actualizado, junto con sus accesorios legales, ya sea que el embargo se trabe sobre una sola cuenta o en más de una. Lo anterior, siempre y cuando, previo al embargo, la autoridad fiscal cuente con información de las cuentas y los saldos que existan en las mismas.
  • A embargar negociaciones con todo lo que de hecho y por derecho les corresponda, a fin de obtener, mediante la intervención de ellas, los ingresos necesarios que permitan satisfacer el crédito fiscal y los accesorios legales.
  • El embargo de bienes raíces, de derechos reales o de negociaciones de cualquier género se inscribirá en el registro público que corresponda en atención a la naturaleza de los bienes o derechos de que se trate.
  • Cuando los bienes raíces, derechos reales o negociaciones queden comprendidos en la jurisdicción de 2 o más oficinas del registro público que corresponda en todas ellas se inscribirá el embargo.

Es importante destacar que no se practicará embargo respecto de aquellos créditos fiscales que hayan sido impugnados en sede administrativa o jurisdiccional y se encuentren garantizados en términos de lo establecido en las disposiciones legales aplicables.

Los bienes o negociaciones embargados se podrán dejar bajo la guarda del o de los depositarios que se hicieren necesarios. Los jefes de las oficinas ejecutoras, bajo su responsabilidad, nombrarán y removerán libremente a los depositarios, quienes desempeñarán su cargo conforme a las disposiciones legales.

Quedan exceptuados de embargo:

  • El lecho cotidiano y los vestidos del deudor y de sus familiares.
  • Los muebles de uso indispensable del deudor y de sus familiares, no siendo de lujo a juicio del ejecutor. En ningún caso se considerarán de lujo los bienes a que se refieren las demás fracciones de este artículo, cuando se utilicen por las personas que, en su caso, las propias fracciones establecen.
  • Los libros, instrumentos, útiles y mobiliario indispensable para el ejercicio de la profesión, arte y oficio a que se dedique el deudor.
  • La maquinaria, enseres y semovientes de las negociaciones, en cuanto fueren necesarios para su actividad ordinaria a juicio del ejecutor, pero podrán ser objeto de embargo con la negociación en su totalidad si a ella están destinados.
  • Las armas, vehículos y caballos que los militares en servicio deban usar conforme a las leyes.
  • Los granos, mientras éstos no hayan sido cosechados, pero no los derechos sobre las siembras.
  • El derecho de usufructo, pero no los frutos de éste.
  • Los derechos de uso o de habitación.
  • El patrimonio de familia en los términos que establezcan las leyes, desde su inscripción en el Registro Público de la Propiedad.
  • Los sueldos y salarios.
  • Las pensiones de cualquier tipo.
  • Los ejidos.
  • Los depósitos que una persona tenga en su cuenta individual de ahorro para el retiro.

Conclusión

Los contribuyentes deben saber qué bienes son sujetos al embargo, para que de esa forma puedan defenderse en caso de que el ejecutor intente embargar los bienes inembargables.

Asimismo, se debe cobrar conciencia de que en caso de no pagar las contribuciones, la autoridad podrá practicar un embargo y, por lo tanto, el desprendimiento de los bienes o negociaciones del establecimiento.

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: