fraude_en_prestaciones_extraordinarias

El fraude en las prestaciones extraordinarias




CP Lourdes Pastor Farill.

Las prestaciones otorgadas por las empresas a sus trabajadores en ocasiones son blanco de acciones fraudulentas, ya sea por parte de la empresa o de los trabajadores. ¿Cuáles son los tipos de fraudes que se pueden cometer con las prestaciones de carácter extraordinario? A continuación detallamos cómo se producen y cómo evitarlos.

¿Qué podemos entender como prestaciones extraordinarias? Son todos aquellos beneficios que otorga el patrón a sus trabajadores, en especie o efectivo, por encima de las prestaciones mínimas establecidas en la Ley Federal del Trabajo.

Entre estas prestaciones podemos encontrar: seguro de gastos médicos mayores y menores, seguro de vida, gastos de representación, pago de cuotas a club deportivo y cultural, etcétera.

Lamentablemente, es común que exista fraude en el otorgamiento de dichas prestaciones tanto por parte de la empresa como por parte de los trabajadores.

De parte de la empresa, puede realizarse en el momento en que se finge otorgar estas prestaciones sin que necesariamente se estén otorgando, o cuando se otorgan de manera parcial. Para este caso, si es que dichas prestaciones se encuentran establecidas mediante contrato, se puede denunciar ante las autoridades correspondientes en materia laboral.

Acciones de este tipo derivan en fraude fiscal, ya que el gasto efectuado para otorgarlas se considera deducible, sin embargo, a partir del año pasado, la deducibilidad correspondiente a este rubro, se vio afectada en ciertos porcentajes pues ya no son 100% deducibles, sino que, si son las mismas que se otorgaban en el año que antecede, son deducibles en 53%, y si son menores a las del año pasado, solo serán deducibles en 47%.

El fraude también puede cometerse por parte de los trabajadores, ya que se puede declarar que el gasto se lleva a cabo aunque no se entregue a los destinatarios correspondientes.

Por otra parte, en la nómina pueden suceder los fraudes de manera cotidiana cuando se reportan horas extras trabajadas que no son ciertas; de igual manera, se pueden reportar bonos que no corresponden a los trabajadores, como bonos de productividad, desempeño, logro de metas u objetivos, sin que realmente se hayan erogado, y como estos casos muchos más. Por ello es necesario que se tengan controles adecuados en la elaboración y pago de las prestaciones en cuestión.

El control más importante para evitar las acciones fraudulentas en este sentido, después de contar con un reloj checador, es que el encargado de elaborar la nómina desde el punto de vista de horas trabajadas e incidencias, obtenga el visto bueno de su superior o del área de Recurso Humanos, para que verifique lo reportado contra el reporte del reloj checador. Por otro lado, que la persona encargada de elaborar y dispensar el pago, sea otra distinta a las anteriores, para que de esta forma se tengan distintos filtros en el pago de sueldos y salarios a los trabajadores.

¿Qué otras medidas podrías sugerir para el control de fraudes en este rubro?

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: