Flujos de efectivo

El estado de flujos de efectivo en la toma de decisiones financieras




Por M.A. y C.P.C. Herminia Güitrón del Río.

Conoce las fuentes básicas de financiamiento ayuda a conocer los recursos con los que cuenta para operar sin dificultades, es por ello que revisamos a detalle cómo interviene el estado de flujos de efectivo en las decisiones y rumbo que toman las empresas.

Desde el momento en que se constituyen, las empresas requieren identificar sus fuentes básicas de financiamiento, es decir, saber de dónde obtendrán los recursos financieros para estar en posibilidad de iniciar sus operaciones y que el negocio empiece a funcionar; generalmente, se trata de la aportación de capital de sus accionistas o de la adquisición de préstamos.

Después, cuando ya está funcionando, sus propias operaciones comerciales deberán permitirle generar flujos de efectivo que financien sus movimientos de pagos a proveedores, a empleados, al fisco, a acreedores y a sus accionistas. De esta manera, las empresas tienen tres fuentes básicas de financiamiento:

  • Aportación de capital
  • Deuda
  • Flujos derivados de su operación

Cada una de ellas tiene características específicas que el administrador financiero de la empresa deberá conocer para decidir la que más le conviene utilizar.

La aportación de capital y la deuda, por ejemplo, son recursos con costo financiero que impactan el resultado. En el caso de los accionistas, lo verán en el pago de dividendos y en el caso de los acreedores, en el pago de intereses.

No obstante, el costo financiero deberá recuperarse a través del precio de venta, lo que puede significar menor competitividad de la empresa al ofrecer precios más altos en sus productos o servicios.

Otro aspecto importante a considerar es el flujo de efectivo en los negocios, pues es el elemento básico con el que se realizan todas las operaciones. Los cobros a los clientes, los pagos a proveedores y a empleados, se realizan a través del efectivo y sus equivalentes, por lo tanto, el análisis de las fuentes de efectivo y su aplicación, es una de las herramientas más importantes para la toma de decisiones del administrador financiero en las empresas.

En este sentido, el estado de flujos de efectivo, es una herramienta primordial que proporciona a la administración y a los usuarios de la información financiera, los elementos para saber cómo se generan y cómo se utilizan los recursos de la organización.

De acuerdo con la Norma de Información Financiera B-2, Estado de Flujos de Efectivo NIF B-2, el estado financiero muestra las entradas y salidas de efectivo que representan la generación o aplicación de recursos de la entidad durante un periodo específico.

En la misma NIF B-2 encontramos la definición de efectivo y equivalentes de efectivo:

  • Efectivo: es la moneda de curso legal y la moneda extranjera en caja y en depósitos bancarios, disponibles para la operación de la entidad; es el caso de cuentas de cheques, giros bancarios, telegráficos o postales y remesas en tránsito.
  • Equivalentes de efectivo: son valores de corto plazo de alta liquidez, fácilmente convertibles en efectivo, que están sujetos a riesgos poco importantes de cambios en su valor y que se mantienen para cumplir compromisos de corto plazo más que para propósitos de inversión; pueden estar denominados en moneda nacional o extranjera, y básicamente son: metales preciosos amonedados e instrumentos financieros de alta liquidez.

En consecuencia, el valor de un Estado de flujos de efectivo radica en que facilita el proceso de identificación de las fuentes de flujos de efectivo, porque presenta una clasificación de las actividades de operación, de inversión y de financiamiento.

Con esta clasificación, el administrador y los usuarios de la información financiera tienen elementos para saber si las operaciones de la empresa se están financiando con recursos derivados de su operación, o bien, si se están obteniendo recursos de capital o de pasivo con costo financiero.

En conclusión, es importante considerar y destacar que uno de los objetivos del administrador financiero es lograr que la operación de la empresa sea autosuficiente para cumplir con todas sus obligaciones financieras, y es el estado de flujos de efectivo el que le provee de información útil sobre el comportamiento de las entradas y salidas de dinero en el negocio, de esta manera, puede identificar si la propia operación de la empresa es la que genera los recursos para financiarla o si requiere de préstamos o nuevas aportaciones de sus socios para realizarla.

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: