reforma_IMSS

¿El aumento de las cuotas-obrero patronales es la solución para la situación financiera del IMSS?




La reforma busca hacer compatibles las bases gravables de las cuotas obrero-patronales con las del ISR, posibilitando con ello una mejor fiscalización de los recursos que llegan al IMSS.

Por: C.P.C. Leopoldo Escobar Latapí, integrante de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México.

El pasado 19 de marzo el diputado del PRI, Sergio Torres Félix, presentó a la Cámara de Diputados la Iniciativa que reforma el Artículo 27 y deroga el 32 de la Ley del Seguro Social con el objetivo de incrementar las cuotas obrero-patronales a través de la homologación del salario con el que se calculan las cuotas pagadas al IMSS, tomando como base los criterios para calcular las retenciones del Impuesto sobre la Renta (ISR) de los trabajadores.

La exposición de motivos de la Iniciativa de ley busca contrarrestar los incentivos “mal intencionados” que genera en algunos patrones para aprovechar la diferencia entre las 2 bases gravables y así disminuir la carga social. El impacto fiscal podría ser contraproducente, ya que de aprobarse, los patrones se encontrarán tentados a optar esquemas con mayor riesgo para no contribuir con  la carga social excesiva.

Así las cosas, el 25 de abril, ante la ausencia de representantes del PAN, se aprobó esta Iniciativa de ley por la Cámara de Diputados, mismo que a su vez fue turnada al Senado, instancia en la que se suspendió, en este periodo de sesiones, su discusión y será retomada en el mes de septiembre en el periodo ordinario, si es que no se presenta un periodo extraordinario antes, para su sanción.

Impactos de la reforma

La homologación de las cuotas obrero-patronales con la base para determinar las retenciones de ISR sobre salarios pretende recaudar al menos 3 mil millones de pesos anuales; sin embargo, con ello sólo se resolvería el 15% del déficit financiero del IMSS.

Estas 2 cifras muestran que el incremento de las cuotas no representa la solución para resolver el problema financiero por el que está pasando el IMSS. Sin duda hay problemáticas internas mayores a resolver como las elevadas pensiones, el oneroso contrato colectivo de trabajo, las deficiencias en los controles internos para erradicar los actos ilícitos de los que es víctima el Seguro Social, etc.

El principal impacto económico-social resultante de implementarse la reforma al considerar los mismos criterios de la LISR para la Ley del Seguro Social, hará que se pierdan diversas exenciones en el salario base de cotización, lo que representaría un aumento considerable a las cuotas del IMSS pagadas actualmente, esto  conllevaría a la disminución tanto de la competitividad en el mercado como de la propia generación de nuevos empleos; así como lo reflejan los datos estadísticos, al cierre del año pasado solamente se generaron 720 mil nuevos empleos formales, que representan el sector que hace el pago oportuno de sus contribuciones.

Causas internas de la problemática financiera del IMSS

La problemática financiera del Seguro Social es una herencia de la mala administración que ha representado la fuga de recursos monetarios y su pésimo manejo por causa de la falta de controles internos y la inminente corrupción que impera dentro del mismo Instituto.

En los últimos 10 años los medios de comunicación han publicado y documentado varios de los casos relacionados con lo anterior; por ejemplo, el llamado “robo hormiga de medicamentos” y no sólo esto, también de productos de limpieza, materiales de curación, instrumentos quirúrgicos, papelería, etc., que se dan dentro de las mismas dependencias del IMSS en todo el país.

Otro caso específico recién publicado fue el del estado de Veracruz, donde se  detectó un  robo de medicamentos con un valor de cerca de 250 mil pesos considerando sólo lo cuantificado por las grabaciones del circuito cerrado, instalado dentro de las dependencias, por  ello no se puede cuantificar el monto total exacto de esta práctica ilícita comprobada.

A manera de ejemplo, si tomamos la cifra  de 250 mil pesos anuales de medicamentos en el país, presuntamente robados por cada clínica, y consideramos que a nivel nacional existen 395 clínicas, extrapolando las cifras quiere decir que las pérdidas por esta práctica ilícita asciende a 98,750,000 millones de pesos.

Otros de los ejemplos de reciente publicación es la investigación que abrió el Seguro Social por presunta defraudación en el cobro de incapacidades irregulares por jugadores de fútbol implicados.

Una práctica ilícita más que se ha detectado y publicado son los desfalcos por el robo de identidad, ya que suplantan a los derechohabientes activos y cobran por indemnizaciones diversas.

Asimismo se dio a conocer que  el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) solicitó al Seguro Social informar y aclarar las irregularidades presentadas con respecto al  fraude de las pensiones del periodo de 2006-2012, ya que el Instituto cuantificó con motivo de las facultades administrativas de investigación el monto defraudado y no tiene razón para reservar la información del mismo.

De acuerdo a la información publicada en los últimos años, podemos concluir que las prácticas ilícitas sobre los recursos monetarios y no monetarios con los que cuenta el IMSS son una clara evidencia del déficit de controles internos, así como la falta de elementos necesarios para el correcto manejo de los mismos, y así evitar el desfalco que durante muchos años ha sido parte fundamental para llegar al desborde de la crisis financiera en la cual está sumergido actualmente el IMSS.

Una reforma de ley para recaudar más recursos afectando a los patrones y al trabajador, donde este último es el menos considerado en la Iniciativa de ley, no sería necesaria si el mismo Instituto controlara y vigilara su correcta administración.

Causas externas de la problemática financiera del IMSS

Por otro lado, una de las causas externas del déficit es que el IMSS en conjunto con el SAT han tratado de erradicar, sin lograrlo, los esquemas indebidos de subcontratación laboral que utilizan algunos contribuyentes, de lo cual no han realizado lo suficiente para eliminarlas de fondo.

Un claro ejemplo de lo mencionado es la evasión de impuestos y pago de cuotas-obrero patronales mediante esquemas de suministro de personal, a través de empresas constituidas como Sociedades Cooperativas, Sindicato, Sociedades en Nombre Colectivo, Empresas Integradoras e Integradas, etcétera.

Al respeto de esta problemática el IMSS no ha mostrado resultados por combatir estas prácticas, pues representan una evasión fiscal del 17% al 20% del total de las cuotas que ingresan, que son cerca de 120 mil pesos anuales.

Otro de los objetivos es que el IMSS debe enfocarse en  buscar la manera  de ampliar la base de patrones en por lo menos un 10 % por año, con el fin de fortalecer las finanzas a mediano y largo plazo.

Debe propiciar una simplificación administrativa que permita estímulos fiscales, de tal manera que el comercio informal pueda registrar a sus trabajadores en el IMSS e incluso ante el SAT, ya que tener una empresa legalmente constituida representa por lo menos cumplir con más de 30 procedimientos administrativos, lo que significa una carga y altos costos el formalizar  un negocio.

En conclusión, el que los legisladores crean que la única salida es exprimir el presupuesto de los patrones hoy registrados claramente es un error, y olvidan que los ciudadanos a los que representan merecen que el ejercicio del gobierno sea honesto, profesional y transparente.

*Publicado en el periódico Excélsior, sección dinero.