Diferencia en el nombramiento de un gerente o director a un administrador o consejero

Por Lic. en Derecho José Díaz Cuadra.

¿Por qué el nombramiento de un Gerente o un Director es distinto al de un Administrador o Consejero? Revisamos a detalle cómo se realiza este proceso.

Recordemos que en entregas anteriores expusimos que un Gerente y un Director tienen preponderantemente la función de ejecución y operación de una empresa, en tanto que un Administrador o Consejero, determina la estrategia de negocio y las mejores prácticas productivas de la entidad. 

En este sentido, y puesto que ambos roles tienen un alto impacto para los fines de una organización, podemos afirmar que la experiencia y sentido de negocio hacen la diferencia, de ahí que sea prerrogativa de los dueños (socios, asociados, accionistas) determinar cómo nombrarlos, ya sea directamente o a través de un órgano auxiliar.

Quién nombra a Quién

Es la asamblea general de accionistas (en el caso de sociedades mercantiles, como ejemplo práctico, una Sociedad Anónima), quien determina, desde la propia escritura constitutiva o contrato social (acta constitutiva), si la administración corre a cargo de un solo titular o de un conjunto de ellos; es ahí donde se define el enorme cúmulo de responsabilidades que se tiene que afrontar desde esa jerarquía, ya que, entre otras cosas, es la administración quien rinde cuentas a la asamblea (máximo órgano de autoridad), de la situación general de una entidad.

La posición del Director General por lo regular, es aprobada desde la propia estructura organizacional que tiene una organización, por lo que puede ser nombrada sin necesidad de aprobación de un órgano de gobierno: no obstante, las mejores prácticas en la actualidad tienden a que sea nombrado o ratificado justamente en una sesión de consejo o por el administrador único.

Si habláramos de Gerentes en el sentido de una dependencia jerárquica, es aún mayor la brecha de autorizaciones corporativas previas, pues estructuralmente ha sido prevista la figura de un Gerente, y la línea de reporte está en los tramos del Director General y sus directores operativos (Capital Humano, Administración y Finanzas y el área usuaria).

A manera de conclusión, podríamos considerar entonces, que la capacidad de decisión y de obligación que un rol jerárquico o un órgano de gobierno tiene al interior de una organización, en lo que se refiere a estas funciones, no sólo procura la contratación y desempeño de éstos, sino su percepción ordinaria y extraordinaria, además de definir el plazo de alcance en sus indicadores clave de rendimiento, en inglés  Key Performance Indicator (KPI), mismos que ayudan a las empresas a entender cómo se está realizando el trabajo en relación con sus metas y objetivos estratégicos además de vigilar la marcha del negocio, en un plano estratégico-operativo.

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: