depreciación-contable-fiscal

Depreciación financiera Vs. depreciación fiscal




Analizamos algunos de los métodos de depreciación existentes, los cuales pueden ser por tiempo, por unidades producidas o por cuestiones fiscales.

La depreciación es un término que solemos escuchar en nuestra vida diaria, y lo relacionamos con el valor que pierden ciertos bienes con el pasar del tiempo o del uso; sin embargo, no todos los bienes pasan por este proceso, tal y como sucede con las propiedades, las cuales pueden incrementar su valor por diversas circunstancias, contrario a lo que sucede con los vehículos, los cuales día a día van perdiendo su valor.

En el mundo de la Contabilidad también nos atañen las depreciaciones, por lo que a continuación te compartimos algunos de los métodos de depreciación existentes y en qué consisten.

Depreciación

Cuando un empresario adquiere equipo necesario para llevar a cabo su actividad preponderante, es necesario conocer el desgaste de dicho equipo, este efecto se conceptualiza como “Depreciación” y debe ser reconocido en el rubro de “Activo no Circulante” dentro del estado de posición financiera.

Este grupo se presenta después del activo circulante, deduciendo del activo el importe de la depreciación para presentar su valor neto, apoyándose en las notas y los estados financieros para indicar las bases, características de los mismos y porcentajes de depreciación, así como el desglose si se decide presentar sólo un valor.

Según la NIF C-6, por depreciación debe entenderse “la distribución sistemática y razonable en resultados del monto depreciable de un componente a lo largo de su vida útil”.

Métodos de interpretación existentes

A medida de que el activo se consume, éste se deprecia, cargando a los gastos y abonando a una cuenta complementaria de activo, la cual es conocida como “depreciación acumulada”.

En la depreciación interviene el importe del activo, su vida útil, y su valor de rescate o recuperación.

A continuación, describimos los principales métodos de depreciación:

a) Tiempo o Línea Recta

Consiste en cargar un mismo importe de depreciación en función a la vida útil del activo. Por ejemplo:

Valor del Activo.-                             1,200,000.00

Valor de Recuperación.-                   200,000.00

Importe a Depreciar.-                      1,000,000.00

Años de Vida Útil.-                           5 años

Depreciación anual.-                        1,000,000.00 / 5 años = 200,000.00

Depreciación mensual.-                   200,000.00 / 12 = 16,666.66

b) Unidades Producidas

Consiste en depreciar un activo (específicamente, la maquinaria y equipo) en función de su productividad, es decir, las unidades que producen. Por ejemplo:

Tipo de Activo.-                                            Maquinaria

Valor de adquisición.-                                   850,000.00

Unidades estimadas a producción.-                3,000,000.00

Producción del periodo.-                               35,000.00

Primero obtendremos el valor de la depreciación por unidad:

850,000  /  3,000,000.00  =  .28

La depreciación del primer periodo se obtiene multiplicando las unidades producidas en el periodo  por el valor de la depreciación por unidad producida.

35,000.00 X  .28= 9,800.00

c) Depreciación Fiscal

Se le conoce como la deducción de inversiones y es una depreciación en línea recta, con la particularidad de que es la misma autoridad la que establece la vida útil de los activos fijos. Esta deducción de inversiones causa un ajuste fiscal-financiero, conocido como conciliación, ya que la tasa de depreciación contable y fiscal son diferentes.

No obstante, la mayoría de los Contadores aplican la depreciación de acuerdo con la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR), es decir, aplican la deducción de inversiones a la depreciación contable, lo cual implica que no exista variación ente la depreciación contable y la fiscal.

Esta depreciación no es un referente efectivo para conocer el desgaste de la vida útil de los activos, ya que la LISR establece la vida útil de los activos a través de los porcientos máximos y éstos no distinguen entre el tipo de negocio que se desarrolla.

Por lo anterior, es recomendable llevar a cabo una depreciación contable, en la cual se determinen los años de vida útil de los activos de acuerdo a las especificaciones del negocio, con el fin de conocer el desgaste a través del tiempo de los activos.

Cabe recordar que llevar una deprecación contable no exime de aplicar la deducción de inversiones de acuerdo a lo establecido en el artículo 33 de la LISR.

¿Consideras que la deducción de inversiones representa un desgaste de sus activos? ¿Cuál es tu postura acerca de la depreciación contable?

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado: