Declaración anual de impuestos

Declaración anual de impuestos igual a liquidez para las PyMEs




Presentar la declaración anual de impuestos otorga beneficios monetarios a una PyME, como recuperar algo de lo que invirtió en determinado momento.

Por: L.C. y E.F. Arturo Morales Armenta, Licenciado en Contaduría y Especialista Fiscal por la Facultad de Contaduría de la UNAM. Catedrático de la FC, Coordinador de la Vicepresidencia Fiscal del IMCP e Investigador Fiscal del Centro de la Investigación para la Contaduría Pública de la misma institución.

Para todas las PyMEs, marzo es el último mes para que vía Internet presenten las declaraciones anuales del ISR y del IETU del ejercicio fiscal 2012, mediante el programa electrónico “DEM 2013”, el cual se encuentra disponible en la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria (SAT): www.sat.gob.mx

¿Por qué es importante presentar esta declaración?

Cumplir con esta obligación es importante a fin de evitar alguna sanción por parte de la autoridad hacendaria o, en su caso, solicitar la devolución del saldo a favor y así tener liquidez en su PyME.

¿Cómo presento esta declaración?

Esta declaración se presenta con la Clave de Identificación Electrónica Confidencial (CIEC) o con su Firma Electrónica Avanzada (FIEL) vigente, mediante la página de Internet del SAT en la sección “Envío de la declaración”.

Una vez enviada la declaración, el SAT en forma automática y por la misma vía, enviará el acuse de recibo con sello digital, el cual es recomendable que se imprima y conserve.

¿Qué beneficio obtengo si resulta saldo a favor?

Si no resultó impuesto a cargo, o bien, se obtuvo saldo a favor aquí termina el procedimiento y ya cumplió con su obligación; sin embargo, en el segundo caso podrá solicitar el saldo en devolución o compensarlo contra otro impuesto a cargo.

Si omito este trámite, ¿puedo meterme en problemas?

Si le resultó impuesto a cargo, para tener por presentada su declaración, debe realizar el pago por transferencia electrónica en el portal de su banco autorizado, a fin de evitar el pago de actualizaciones y recargos por pago extemporáneo.

En conclusión, si una PyME presenta sus declaraciones en tiempo, además de mantenerse al día en cuestiones fiscales, puede recuperar algo de lo mucho que invirtió en determinado momento, ya que puede contar con un beneficio monetario, el cual puede obtenerse físicamente y reinvertirse en otro proyecto de la PyME; o bien, trabajarlo para que se compense con otros impuestos y así la empresa no generaría gastos extras en caso de resultar un impuesto a cargo.

Los invitamos a ponerse al día y gozar de estos beneficios que, sin duda, evitarán muchos dolores de cabeza, además de que la presentación de su declaración es uno de los requisitos que solicitan las instituciones financieras para que éstas otorguen un crédito a su PyME.

¿Ya están preparando su declaración?