Control interno en el flujo de efectivo

Por: Verónica Evelyn López Gamiño

Seguramente has escuchado la frase “a mayor control, menor riesgo”, dicha frase resulta más significativa cuando se trata de flujo de efectivo al interior de una empresa.

El flujo de efectivo es uno de los estados financieros más complejos a realizar y que exige un conocimiento profundo de la contabilidad de una empresa. A través del flujo de efectivo se puede determinar la capacidad de la empresa para generar la liquidez suficiente con la que habrá de cumplir con sus obligaciones, proyectos de inversión y expansión que se tienen considerados.

Adicionalmente, permite hacer un análisis de cada una de las partidas con incidencia en la generación de efectivo, datos que pueden ser de gran utilidad para el diseño de políticas y estrategias encaminadas a realizar una utilización de los recursos en forma más eficiente.

En consecuencia, es primordial tener medidas de control interno adecuadas, que nos permitan asegurar un  manejo óptimo del flujo de efectivo al interior de la organización.

Es importante señalar también que el control interno no se diseña bajo la premisa de detectar errores, sino para reducir la oportunidad de que ocurran.

¿Cómo le proporciono control interno eficaz a mi flujo de efectivo?

En primer lugar, tal como se señaló en líneas anteriores, es primordial conocer la empresa y saber identificar las transacciones de la misma, ya que según la clasificación de las actividades, de operación, inversión y financiamiento se puede determinar el impacto en las partidas y tener bases consistentes para la toma de decisiones.

El segundo aspecto a considerar es el control de la contabilidad a través de sistemas informáticos eficaces, registros contables oportunos y, sobre todo, una constante evaluación de la ejecución de los mismos.

Tan importante como los anteriores, sería observar, identificar y analizar aquéllas actividades relevantes y significativas para la operación, financiamiento o inversión, de tal forma que podamos aplicar un mayor control a las mismas por medio de las herramientas que se consideren pertinentes para ello.

Implementar control interno del flujo de efectivo permite:

  • Generar la contabilización adecuada de los datos
  • Promover y medir el cumplimiento de las políticas de la empresa
  • Evaluar la eficiencia de las operaciones
  • Salvaguardar los recursos contra desperdicio, fraudes e insuficiencias

Además de estos aspectos, es importante tomar en cuenta los posibles riesgos que podrían disminuir la eficiencia del control interno, con el objetivo de analizarlos, cuantificarlos y aplicar las medidas necesarias que proporcionen mayor fiabilidad en el flujo de efectivo, sólo así podrán tomarse las mejores decisiones para las organizaciones.

¿Qué opinas de un mayor control interno de las empresas? ¿Crees que ayudaría a mejor toma de decisiones?

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: