Complemento de recibo de sueldos, salarios e ingresos asimilados en CFDI

Por CPC Roberto Almaráz González

Los recibos de nómina bajo los conceptos de salario o prestaciones de servicios por personal, deben cumplir una serie de requisitos de acuerdo a las disposiciones del Servicio de Administración Tributaria (SAT). Debemos poner atención en los complementos de nómina y cómo se deben ver reflejados en las facturas electrónicas o CFDI.

Los comprobantes fiscales del Servicio de Administración Tributaria (SAT) que contengan los conceptos de salario o prestaciones de servicios por personal subordinado deben de cumplir con todos los requisitos que exige y publica dicho órgano en su página de Internet.

Cuando nos entregan un recibo de nómina, por lo general nos limitamos a firmarlo y a verificar que el monto entregado coincida con del pago estipulado. Sin embargo, hay que poner atención en los complementos de nómina que debe de contener todo recibo emitido, ya que las facturas electrónicas o CFDI (Comprobante Fiscal Digital por Internet) no sólo sirven para las pymes (pequeñas y medianas empresas) o para las personas físicas con actividad empresarial. Después de la reforma fiscal de 2014, también las empresas deben de emitir un CFDI que sustituya a los recibos de nómina, es decir, cada recibo de nómina debe de tener sus archivos XML y PDF, los cuáles serán emitidos por los empleadores.

Complementos de la nómina en un comprobante fiscal

Los complementos de nómina en el CFDI comprenden, básicamente, la siguiente información:

  • Régimen de contratación del trabajador, que abarca: sueldos y salarios, jubilados, pensionados, asimilados a salarios, miembros de la sociedades cooperativas de producción; asimilados a salarios, integrantes de sociedades y asociaciones civiles; asimilados a salarios, miembros de consejos directivos de vigilancia consultivos; honorarios a administradores, comisarios y gerentes generales; asimilados a salarios, actividad empresarial (comisionistas); asimilados a salarios, honorarios asimilados a salarios; asimilados a salarios, ingresos acciones o títulos valor.
  • El catálogo de bancos autorizados, que comprende una lista de 90 instituciones.
  • El puesto (riesgo): dividido en cinco clases (I, II, III, IV y V).
  • Atributo: tipo percepción, que va de salarios a pensiones, pasando por sueldos, rayas y jornales, subsidios por incapacidad, becas, horas extra, primas vacacionales, seguros de retiro, gastos de funeral, vales, etc.
  • Atributo: tipo deducción, como INFONAVIT, FONACOT, errores, pérdidas, pensiones alimenticias, incapacidad, cuotas sindicales, etc.
  • Tipo de incapacidad: riesgo de trabajo, enfermedad en general y maternidad.

¿Qué pasa si no llevo a la práctica la generación de los recibos de nómina como CFDI a tiempo? Según la Resolución Miscelánea Fiscal (RMF), ahora es necesario que los pagos de nómina se realicen bajo el esquema CFDI. Esta acción fue requerida para ser efectiva a partir del día 1 de enero de 2014; sin embargo, el SAT otorgó una prórroga, en la que a partir del 1 de abril del mismo año se exige cumplir con esta obligación fiscal. Si después esta fecha los recibos de nómina no se emiten a través de un CFDI, éstos no serán deducibles.

CFDI: más preguntas que respuestas

Hace algún tiempo, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) dio a conocer en su página de internet un documento titulado “Preguntas y respuestas sobre el tema de emisión de CFDI. Complemento de Recibo de sueldos, salarios e ingresos asimilados”, que trata de resolver las dudas más frecuentes de los contribuyentes en materia de comprobantes fiscales.

Sin embargo, la publicación generó mayores interrogantes, sobre todo por los efectos laborales que trae consigo la observancia de estos criterios. Por ejemplo, si los patrones emiten la representación impresa en PDF de los CFDI, para que sus trabajadores los firmen como si se tratara de un recibo de pago, pueden surgir algunos inconvenientes en caso de que se requiera comprobar la entrega de los desembolsos en un juicio laboral o en una inspección del trabajo.

A mi entender, este tipo de “aclaraciones” que emite el SAT, lejos de ser una herramienta eficaz para que nosotros, como contribuyentes, tengamos la certeza de que al presentar la información, cualquiera que ésta sea, se hará de forma correcta, sólo se queda en buenas intenciones. Al final, se generan más preguntas que respuestas. A ti, lector, ¿qué te parece?

 

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: