Evaluación de proyectos financieros

Cómo llevar a cabo una evaluación financiera de proyectos de inversión




¿Tienes un proyecto en puerta? ¿Sabes cómo evaluar si tu proyecto es viable?

Por: Jorge Alberto Reyes Caballero, M. en C. Económicas y académico de la Escuela Bancaria y Comercial.

Como bien sabes, las actividades económicas pretenden lograr un beneficio pero implican un costo, y el éxito se obtiene cuando el primero es mayor que el segundo. Si este concepto tan sencillo lo explicamos en términos técnicos, podemos decir que una actividad económica es una acción productiva en la que se utilizan recursos llamados insumos, para transformarlos en productos finales denominados bienes. El empleo de los insumos representaría los costos en la actividad, y la venta de los bienes en beneficio. Y la diferencia entre el valor de los bienes y el valor de los insumos genera el excedente.

La obtención del excedente es el objetivo que persigue todo individuo, empresa, industria o país al realizar sus actividades. Por eso, desde hace ya muchos años la evaluación económica financiera de cualquier actividad se ha convertido en un análisis fundamental para evaluar la conveniencia de cualquier proyecto de inversión.

Existen métodos que nos permiten medir el valor de los bienes y los insumos para obtener el excedente, y tal medición debe efectuarse antes y después de realizar la actividad, para confirmar que estamos realizando un trabajo con una remuneración adecuada.

Pero, ¿cómo pronosticar esa remuneración? ¿Cómo elevarla al máximo? ¿Cómo saber si los recursos que se emplean son la mejor alternativa? Todas estas preguntas justifican la evaluación de los proyectos de inversión.

¿A qué se refiere la evaluación de proyectos de inversión?

La evaluación de los proyectos de inversión puede definirse como un conjunto de estudios que permiten analizar las ventajas o desventajas derivadas de asignar determinados recursos de inversión para la producción de bienes o servicios. El resultado final servirá para que las organizaciones, las empresas o incluso los individuos tomen mejores decisiones.

Las funciones de evaluación de proyectos pueden resumirse en los siguientes aspectos:

  • Optimizar la asignación de recursos disponibles mediante la selección de aquellos proyectos que generen mayor valor.
  • Definir cuánto dinero invertir y en qué invertirlo, pues los recursos con los que cuentan las empresas tienden a ser escasos, o al menos limitados en cantidad o accesibilidad

La rentabilidad de un proyecto se puede medir de muchas formas distintas: en unidades monetarias, porcentaje o tiempo que demora la recuperación de la inversión, entre otras. Entre los métodos más importantes para evaluar los proyectos de inversión podemos enunciar los siguientes:

  • Periodo de Repago Simple (PRS)
  • Periodo de Repago Descontado (PRD)
  • Valor Actual Neto (VAN)
  • Índice de Rentabilidad (IR)
  • Valor Equivalente Cierto (VEC)
  • Tasa Interna de Retorno (TIR)

En este artículo no nos detendremos a analizar cada uno de ellos, basa con mencionarlos y resaltar que todo proceso de evaluación de proyectos se desarrolla con información ex ante; es decir, los datos vigentes que se utilizan para la evaluación de un proyecto de inversión son anteriores al desarrollo del mismo, y por ello están sometidos al riesgo y la incertidumbre del paso del tiempo, por un lado, y a la subjetividad de su estimación, por el otro. Generalmente, esto afecta los resultados ex post, o sea, los frutos del proyecto una vez que éste se ha realizado.

El fin de la evaluación de proyectos es garantizar las siguientes cuestiones:

  • La viabilidad económica: Intenta establecer si un proyecto es conveniente en términos monetarios.
  • La viabilidad técnica: Pretende definir si la realización de un determinado proyecto es posible física o materialmente.
  • La viabilidad legal: Busca determinar los aspectos legales que puedan afectar la materialización de un proyecto.
  • La viabilidad política: Se refiere a las personas y a los intereses involucrados en la decisión de realizar un proyecto, independientemente de su rentabilidad.

El grado de refinamiento en la evaluación económica de proyectos dependerá de la magnitud, el costo adicional que esto represente y de las ventajas que se espere obtener. ¿Crees que ahora te resulte más sencillo evaluar tu proyecto?