Código de ética del contador Parte I.

Por MBA y C.P. Aarón Bernardo Salmerón Jiménez

¿Alguna vez se han preguntado para qué sirve la ética al Contador? Este tema es de gran importancia y en especial porque se da por hecho que todos los profesionales cumplen con un código de ética, pero no siempre es así.

El tema es muy importante para el ejercicio profesional de todas las disciplinas, en especial para nuestra profesión, ya que al parecer, “todos” los contadores lo conocemos y aplicamos, sin embargo, y desafortunadamente, existen ejemplos que nos han hecho ver que la realidad es diferente.

Empecemos por mencionar las secciones en las cuales se divide el código de nuestra práctica profesional, ellas son:

  • Aplicación general del código.
  • Contadores Públicos en la práctica independiente.
  • Contadores Públicos en los sectores público y privado.
  • Contadores Públicos en la docencia.

De acuerdo con el código, todo contador debe ser una persona íntegra, es decir, leal, veraz y honrada en todas las relaciones profesionales y de negocios que realice, bajo la suposición de que la integridad nos lleva a tener actitudes objetivas, justas y veraces.

También en la práctica se requiere de ser objetivos, por lo que en ningún momento debemos comprometer el juicio profesional, ante los conflictos de interés o influencia indebida de terceros.

Por otro lado, nuestra actividad exige confidencialidad, ya que de acuerdo con el código debemos abstenernos de revelar información de nuestros clientes, o utilizarla.

En lo que se refiere a la práctica independiente de nuestra profesión, es importante contar con un nombramiento en el que se haga constar que no existe conflicto de interés alguno.

También es importante evitar afirmaciones exageradas sobre los servicios ofrecidos, hacer referencias denigrantes o comparaciones sin fundamento al trabajo de otro, así como estar al pendiente de los regalos u obsequios, que podrían poner en duda las buenas prácticas.

Por último, vale la pena destacar la importancia de que exista total independencia en los trabajos de auditoría y de revisión. Finalmente, la necesidad de realizar buenas prácticas en todo momento, significa no poner en duda, la calidad y objetividad de los servicios que se ofrecen en materia contable.

¿Cómo ves estos aspectos en el ejercicio de tu profesión?

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: