finiquito o liquidación

Cálculo de finiquito y liquidación 2016




Por C.P. Daniela Pérez Izquierdo

La rotación laboral es un hecho sumamente común en el mundo actual de los negocios, por esta razón, es necesario estar informados sobre lo que debe pagarse a un trabajador que deja de prestar servicios personales subordinados a la empresa, independientemente de si existe o no, una causa justificada, o si la decisión fue tomada por el empleador o por el propio trabajador.

El empleador debe pagar un finiquito al trabajador, siempre que exista una rescisión del contrato laboral en cualquier caso; mientras que la indemnización, sólo se paga al trabajador cuando el empleador ha decidido rescindir la relación laboral sin una causa justificada en términos de la legislación laboral.

Revisemos los conceptos:

Finiquito

Con base en la doctrina laboral, el finiquito se entiende como la suma en dinero de la parte proporcional de salario y prestaciones del trabajador, derivadas de la relación laboral, principalmente vacaciones, prima vacacional y aguinaldo.

Los trabajadores con más de un año de servicio tienen derecho a un periodo vacacional de mínimo seis días por cada año de servicios.

La prima vacacional equivale a un mínimo de 25% sobre el salario que le corresponde al trabajador durante el periodo vacacional (art. 76 y 80 de la LFT). Asimismo, los trabajadores tienen derecho a percibir un aguinaldo anual equivalente a mínimo quince días de salario pagadero antes del 20 de diciembre de cada año (art. 87 de la LFT).

En consecuencia, cuando se rescinde la relación laboral entre el empleador y el trabajador, el primero tiene obligación de pagar al segundo un finiquito que incluya el salario y parte proporcional de prestaciones laborales devengadas hasta el último día de servicios.

Liquidación (art. 50 y 89 de la LFT)

Para efectos del presente artículo, debemos entender por liquidación el importe que el empleador tiene obligación de pagar a un trabajador cuando rescinde el contrato de trabajo sin una causa justificada en términos de la legislación laboral.

Las liquidaciones o indemnizaciones se determinan en función del tipo de contrato laboral y de la antigüedad del trabajador, tal como se detalla a continuación:

En caso de contrato por tiempo determinado menor a un año, la indemnización será equivalente al importe de los salarios de la mitad del tiempo laborado.

Cuando el contrato por tiempo determinado sea mayor a un año, la indemnización será igual a seis meses de salario por el primer año de trabajo, más veinte días de salario por cada año subsecuente laborado.

Cuando se trate de un contrato por tiempo indeterminado, la indemnización será equivalente a veinte días de salario por cada año de servicio prestado. Adicionalmente, el trabajador tiene derecho a percibir, como parte de su indemnización, un importe igual a tres meses de salario.

   El salario que debe tomarse en consideración para el cálculo de la indemnización, es el vigente a la fecha en que surja el derecho a la indemnización y debe incluir, tanto la cuota diaria de salario como la parte proporcional de prestaciones (salario diario integrado).

ISR aplicable a finiquito y liquidación

  • Ingresos exentos (art. 93, XIII y XIV, LISR): En el caso de finiquito, la legislación fiscal prevé una exención en beneficio del trabajador, equivalente a treinta días de salario mínimo general (SMG) del área geográfica del contribuyente para aguinaldo, quince días para prima vacacional y quince días para participación de los trabajadores en las utilidades. Por su parte, la liquidación goza de una exención igual a noventa días de SMG.
  • Ingresos gravados (art. 96, antepenúltimo párrafo, LISR):

El importe de finiquito y/o liquidación, que no goce de la exención antes señalada, se considerará un ingreso gravado para efectos de impuesto sobre la renta (ISR). En este caso, el empleador que realice los pagos tendrá la obligación de efectuar la retención del gravamen.

Dicha retención se calculará dividiendo el impuesto correspondiente al último sueldo mensual ordinario entre dicho sueldo, lo cual nos dará una tasa efectiva de ISR. Una vez obtenida, esta tasa se aplicará al ingreso gravado por finiquito y/o liquidación. El resultado será equivalente al ISR que deberá retener el empleador sobre el pago en cuestión.

ISR anual (art. 95 LISR):

Además de la retención efectuada por el patrón, el contribuyente deberá determinar el ISR anual, correspondiente a los ingresos por concepto de finiquito y/o liquidación.

Es decir que, del total de percepciones por estos conceptos se deberá separar una cantidad igual a la del último sueldo mensual ordinario, la cual se adicionará al resto de los ingresos acumulables del ejercicio en cuestión y se determinará el ISR correspondiente a ingresos acumulables.

Posteriormente, a la diferencia del importe de finiquito y/o liquidación, se le aplicará la tasa utilizada para la determinación del ISR de ingresos acumulables y el resultado se considerará el ISR de ingresos no acumulables. En otros términos, el ISR del ejercicio será la suma del ISR de ingresos acumulables y no acumulables, mismo que deberá determinarse e informarse en la declaración anual del trabajador.

A partir de esta información, esperamos que les sea mucho más sencillo determinar el monto de finiquito y/o liquidación, así como la cantidad de ISR que debe retenerse para enterar al fisco, en caso de que decidan rescindir una relación laboral.

Para ayudarte a realizar los cálculos de forma precisa y tener al mismo tiempo el control de toda la nómina, recomendamos el uso de software especializado como Aspel-NOI, que además de realizar los cálculos correspondientes conforme a la ley, te permite emitir recibos electrónicos con todos los requisitos fiscales. Conoce más en nominaefectiva.com

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: