buzón tributario fiscal y legal

Buzón Tributario, aspectos fiscales y legales




Por: C.P.C. y Mtro. Roberto Colín

Con el objetivo de explicar el funcionamiento del Buzón Tributario para las personas físicas y morales, así como sus consecuencias fiscales y legales, describiremos los detalles a considerar, así como las condiciones de obligatoriedad que debes observar.

El Buzón Tributario se implementó desde 2014, como un vehículo de comunicación entre el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y los contribuyentes con el objetivo de facilitar la realización de trámites, presentar promociones, depositar información o documentación, atender requerimientos, notificar a los contribuyentes actos administrativos, además de dar respuesta a solicitudes, promociones o consultas hechas por los contribuyentes.

El uso del Buzón Tributario entró en vigor para las personas morales a partir del 30 de junio de 2014 y para las personas físicas, a partir del 1 de enero de 2015, a través de la inclusión del artículo 17-K en el Código Fiscal de la Federación (CFF), que señala que las personas físicas y morales inscritas en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) tendrán asignado un Buzón Tributario, consistente en un sistema de comunicación electrónico ubicado en la página de Internet del SAT, mediante el cual, los contribuyentes recibirán y presentarán lo siguiente:

  1. Notificaciones de cualquier acto o resolución administrativa que emita el SAT, en documentos digitales, incluyendo cualquiera que pueda ser recurrido.
  2. Presentación de promociones, solicitudes, avisos, o cumplimiento a requerimientos de la autoridad, a través de documentos digitales, y consultas sobre su situación fiscal.

En este sentido, la regla 2.2.6 “Información que se presentará a través del Buzón Tributario” de la Resolución Miscelánea Fiscal (RMF) vigente en 2016, establece que el SAT dará a conocer a través de su portal la relación de promociones, solicitudes, avisos y demás información que presentarán los contribuyentes a través del Buzón Tributario, así como la relación de servicios a su disposición como son:

trámites búzon tributario

En otras palabras, los contribuyentes que cuenten con un Buzón Tributario tendrán la obligación de consultarlo dentro de los tres días siguientes a aquél en que reciban un aviso electrónico enviado por el SAT mediante los mecanismos de comunicación que el contribuyente elija de entre los que se den a conocer mediante reglas de carácter general, de tal forma que la autoridad enviará por única ocasión, mediante el mecanismo elegido, un aviso de confirmación que servirá para corroborar la autenticidad y correcto funcionamiento del mismo.

En lo que se refiere al mecanismo de comunicación, la regla 2.2.7. “Buzón tributario y sus mecanismos de comunicación para el envío del aviso electrónico” de la RMF vigente en 2016, menciona que para elegir el mecanismo de comunicación, los contribuyentes ingresarán al menos una dirección de correo electrónico y máximo cinco, en las cuales, una vez confirmado que cumplieron con la comprobación de autenticidad y correcto funcionamiento, serán enviados los avisos de nuevas notificaciones.

En caso de que el contribuyente no elija el mecanismo de comunicación referido y por ello, no sea posible hacer la notificación a través del Buzón Tributario, se actualizará el supuesto de oposición a la diligencia de notificación en términos del artículo 134, fracción III del CFF.

Por último, tenemos que dejar en claro que la notificación es esencial para que toda la información que la autoridad pretenda dar a conocer a los contribuyentes llegue a su destino, y éstos estén en posibilidades de ejercer sus derechos además de cumplir con sus obligaciones.

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: