Beneficios para el Sector Energético

Por Jorge Alonso Ramírez.

En el año 2014 se realizó la tan mencionada Reforma Energética que incluye puntos con los que se otorgan diversos beneficios para las empresas estatales y privadas, entre los que se encuentran los referentes a contratos y creación de fondos y fideicomisos.

Recientemente se publicó un decreto (18 de abril de 2016), en el cual se especifican los beneficios fiscales a que están sujetos los asignatarios (Petróleos Mexicanos o cualquier otra empresa productiva del Estado que sea titular de una Asignación y operador de un Área de Asignación); dichos beneficios podrían tener su origen en las bajas temerarias del precio del petróleo, y, en la necesidad de atraer la inversión en el sector de manera atractiva, además de reducir la carga fiscal para llegar a estándares de rendimiento y utilidad. Entre los que destacan podemos mencionar los siguientes:

i) Para Áreas Terrestres: el monto será determinado de acuerdo con cualquiera de las dos vertientes siguientes: el monto mayor de entre 8.30 USD, o el monto después de las deducciones correspondientes (distintas al artículo 39 referente a asignatarios, por ejemplo, la reserva por exploración y reservas laborales) y no deberán ser mayor al 12.500% del valor de los hidrocarburos distintos a gas natural provenientes de áreas terrestres.

ii) Para Áreas Marinas: el monto será determinado de acuerdo con cualquiera de las dos vertientes siguientes: el monto mayor de entre 6.10 USD, o el monto después de las deducciones anteriores, y que no exceda a 12.500% del valor de los hidrocarburos distintos a gas natural proveniente de tirante inferior a 500 mts.

Aún cuando el año pasado en la Miscelánea Fiscal de 2015 ya se habían otorgado diferentes estímulos para los participantes de las llamadas “Rondas”, las que destacan son:

a) Deducción inmediata de los bienes nuevos de activo fijo (de acuerdo con los parámetros delimitados en el artículo tercero de la LISR) para aquellos contribuyentes con actividades relativas a: el tratamiento, refinación, enajenación, comercialización, transporte y almacenamiento del Petróleo, entre otras, sorpresivamente los porcentajes van desde el 78 a 85%, asimismo existen porcentajes de deducción para los diversos insumos que se utilicen.

b) Deducción de todas las contraprestaciones que se hagan a favor del Estado (incluyendo la cuota contractual y las contraprestaciones en los contratos). ¡Algo deberán aportar los más de 156 campos que hasta ahora se han dado!

c) Se puede incluir la pérdida fiscal por las actividades que se lleven en aguas someras, es decir, tirante superior a 500 mts, y de los cuales hay más de 30 bloques.

En conclusión, los beneficios fiscales para el sector de hidrocarburos ponen como punta de lanza las dos “Rondas” realizadas hasta hoy para ello, ya que en la famosa Ronda Cero la empresa productiva del Estado (PEMEX) se quedó con 20,600 mdb (Reserva 2P), y en la Ronda Uno se le otorgaron más de 17,000 mdb (de los cuales un poco más de 3,000 son Reserva 2P); con esto podría esperarse que las empresas inviertan los más de 8,500 mdd anuales que se requieren.

Síguenos en Facebook

Contenido relacionado: 

Contenido recomendado: