Beneficios de los inventarios rotativos en las empresas

Por: MBA. Jean Ussel Castro.

El inventario es uno de los activos más valiosos con que cuenta una empresa porque agrega utilidad de tiempo, lugar y cantidad a los productos, es decir que, si un producto no está en el lugar determinado, en el tiempo necesitado y en las cantidades solicitadas, pierde posibilidades de consumo.

Mantener un inventario entonces, significa tener una fuente directa y continua de abastecimiento en cualquier época, y asegurar así que se prestará un servicio constante y eficiente al cliente.

En consecuencia, la correcta gestión de inventarios requiere de una buena contabilidad, y su objetivo es identificar los valores que deben incluirse en el costo de los productos o servicios vendidos durante un periodo, a fin de planificar el siguiente.

Esto hace posible afrontar cualquier tipo de contingencia en las empresas en relación con los materiales, estimaciones y necesidades dentro de sus operaciones diarias. ¿Cuál es la importancia entonces, de una correcta toma de inventario físico? ¿Cuáles son las principales actualizaciones dentro de la Norma de Información Financiera? ¿Es aún seguro y confiable realizar la toma del inventario físico?

Los inventarios físicos siempre nos van a permitir actualizar nuestros conteos y existencias reales sobre los artículos que se tengan con una proximidad del 100%, en tanto que los inventarios rotativos o cíclicos nos van a permitir enfocarnos en aquellos artículos que tienen una mayor representación, mayor costo o mayor movimiento dentro de nuestra empresa.

Los grandes beneficios de los inventarios rotativos o cíclicos es la presencia de información precisa sobre aquellos productos que consideramos de alta rotación, ya que este método nos permite hacer un conteo regular durante el ejercicio fiscal. Para determinar este conteo se recomienda como proceso establecer intervalos representativos determinados por el ciclo de negocio, por líneas de tiempo, categoría de los productos, su importancia o su recurrencia, entre otros.

Una práctica común entre las empresas consiste en apoyarse en auditores externos que proporcionan todos los conocimientos necesarios para la realización de la toma de inventarios, e incluso determinan la metodología más recomendada para el giro del negocio en cuestión, a fin de potencializar al máximo la toma de decisiones, con base en información precisa y en tiempo real.

Actualmente, las Normas de Información Financiera como base, han tenido el objetivo principal de la valuación, presentación, revelación y existencia de productos para el reconocimiento de los inventarios en el estado de posición financiera de una entidad económica. A través de estas normas se pueden dar a conocer objetivos como por ejemplo, el importe del costo que debe reconocerse como un activo y diferirse como tal hasta el momento en que se venda. Así se establecen normas para valuar los inventarios y poder reconocerlos en los resultados.

Estos factores deberán ser tomados en cuenta al momento de tratar de implementar o llevar a cabo la valuación de inventarios, de ahí la importancia de considerar la toma física de inventarios (especialmente cuando decidimos considerar inventarios rotativos o cíclicos) como el principal método para el manejo de nuestros insumos.

Entre la información más relevante a considerar para la toma de decisiones en estos casos, se encuentran los cambios y actualizaciones dentro de la Normas de Información Financiera, especialmente la emisión de la NIF C-4 referente a los inventarios.

Cabe señalar que, con la nueva emisión de la NIF C-4 referente a los inventarios, han desaparecido, por ejemplo, diferencias significativas con respecto a las Normas Internacionales de Información Financiera como son:

a) Valuación con el método de últimas entradas primeras salidas

b) Costeo directo

c) Modificación de la regla de valuación al costo

d) Revelaciones

e) Anticipo a proveedores

Y usted, ¿está listo para potencializar su sistema de inventarios?

Síguenos en Facebook