IVA para las empresas

Análisis del IVA y sus beneficios en la liquidez de la empresa




Conoce qué es el Impuesto sobre el Valor Agregado, quién debe pagarlo y qué beneficios obtienen de él las empresas.

Por: Jorge Alberto Reyes Caballero, M. en C. Económicas y académico de la Escuela Bancaria y Comercial.

Seguramente la sigla IVA es una de las más presentes en nuestra vida diaria: lo pagamos en los artículos que compramos, en los alimentos que consumimos y hasta en los servicios que recibimos. El Impuesto al Valor Agregado (IVA) es el porcentaje que se paga por el valor que se le agrega a los productos o servicios que se hayan adquirido o vendido a través de una relación comercial. Las personas y empresas están obligadas a pagar el IVA si realizan las siguientes actividades:

  • La enajenación de bienes
  • La prestación de servicios
  • El arrendamiento de bienes
  • La importación de bienes y servicios

Es decir, las personas que se dediquen a las actividades anteriores serán contribuyentes de este impuesto y tendrán la obligación de declararlo a la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

¿Cómo funciona este impuesto?

Si una empresa recibe un ingreso por alguna de las actividades mencionadas anteriormente, deberá pagar un IVA que recibe el nombre de IVA trasladado. Pero para realizar la actividad, la empresa incurre en gastos con IVA, al cual se llama IVA acreditable. La diferencia entre los 2 es el IVA por pagar. La empresa podrá restar el IVA acreditable —el cual cubrió al momento de incurrir en los gastos necesarios para realizar su actividad— al IVA trasladado —el cual debe pagar por haber recibido el ingreso correspondiente a su actividad—, para obtener el IVA por pagar, para declararlo a la SHCP. Se dice entonces que el IVA es un impuesto que acepta el acreditamiento: nos permite descontar lo que ya pagamos de lo que debemos cubrir.

La tasa del IVA para todas las actividades es del 16%, a excepción de las regiones fronterizas, donde se aplicará una tasa del 11%. Es importante mencionar que existe también una tasa del 0%, la cual se aplica a las siguientes actividades:

Enajenación de:

  • Animales y vegetales
  • Medicinas de patente
  • Hielo y agua no gaseosa ni compuesta
  • Ixtle, palma y lechuguilla
  • Tractores para accionar implementos agrícolas
  • Fertilizantes, plaguicidas, herbicidas y fungicidas
  • Invernaderos hidropónicos y equipos integrados a ellos para producir temperatura y humedad controladas
  • Oro, joyería, orfebrería, piezas artísticas u ornamentales y lingotes
  • Libros, periódicos y revistas

Prestación de servicios independientes:

  • Directamente a los agricultores y ganaderos
  • De molienda o trituración de maíz o de trigo
  • De pasteurización de leche
  • En invernaderos hidropónicos
  • Despepite de algodón en rama
  • Sacrificio de ganado y aves de corral
  • Reaseguro.
  • Suministro de agua para uso doméstico

¿Qué beneficios tiene para la empresa?

Si la empresa se dedica a una actividad con tasa 0%, la SHCP podría devolverle el IVA que hubiera pagado en sus materiales, ya que por su actividad se consideraría como un IVA a favor. En tal caso, la devolución formaría parte de los ingresos de la empresa. Otro caso común es que las materias primas de la empresa no causen IVA, por lo que el gasto en ellas sería menor.

Es necesario considerar que el cálculo del IVA por pagar se basa en la fecha en que se realizan las ventas, no en la fecha en que éstas se cobran. Es muy común que los empresarios tengan la obligación de pagar al gobierno cantidades que no han cobrado a sus clientes. Por eso, muchas veces los empresarios terminan financiando al Estado las cantidades de IVA que no han recibido de sus clientes.

¿Te quedó más claro cómo funciona el impuesto, cuya sigla seguramente escuchas todos los días?