tendencias-actuales

Tendencias actuales de la información financiera




Su importancia en el mundo de la Contaduría Pública

C.P.C. Jaime Carballo*

En 1973, México participó como país fundador en un organismo internacional que pretendía unificar la contabilidad mundial, el International Accounting Standard Committee (IASC). Sin embargo, no fue sino hasta la segunda mitad de los 80 cuando la normatividad emitida por dicha organización fue tomada en cuenta internacionalmente. Más tarde, en 2001, el IASC modificó su estructura y se convirtió en la International Accounting Standards Board (IASB). Es decir, dejó de ser un comité para convertirse en junta o consejo interdisciplinario generador ya no sólo de normas contables, sino de información financiera que incide en la contabilidad y en los mercados bursátiles.

Como país fundador, México está obligado a respetar y homologar sus normas con las que emite este organismo internacional.

Desde mediados de los 90 los organismos legislativos de la profesión contable en México han estado incorporando esa nueva filosofía de la información financiera en sus propias normas, lo que ha permitido alcanzar hoy el objetivo de dicha homologación (las diferencias han quedado expuestas en sus normas particulares).

¡El cambio ya es un hecho! Lamentablemente, la mayoría de los contadores públicos no están preparados para este cambio de la información financiera. ¿Por qué?

Esta nueva filosofía se enfoca hacia el reconocimiento en los estados financieros del llamado mantenimiento físico del patrimonio, es decir, al reconocimiento en dichos estados del valor de la entidad, a diferencia de la información financiera tradicional, que registra e informa lo que a la entidad ha costado lo que tiene y lo que asume, en la fecha de la transacción (costo histórico).

Expliquemos la diferencia

La contabilidad es una técnica de registro de situaciones consumadas o devengadas. Es histórica de los hechos formales o informales ocurridos consumados y pasados que tuvieron o tendrán una repercusión en el movimiento del efectivo. La nueva filosofía involucra otros aspectos, como son la estimación en la que se realizarán las inversiones y el valor que pudieran tener en el presente los pagos en el futuro. Sin embargo, el contador actual no posee conocimientos amplios de todas las disciplinas que exige la nueva situación (a menos que se trate de un contador que, además, es especialista en valores de mercado, aspectos financieros elevados, mercados de valores, etc.).

La preparación técnica de un contador tiene todavía un enfoque del pasado. Por ello, el gremio necesita redefinir sus objetivos. De lo contrario, corre el riesgo de quedarse fuera del campo de información donde se encuentra su actividad y su responsabilidad. Urge, por tanto, que la profesión en su conjunto se pronuncie por lo que quiere de sí misma.

Actualmente, en términos de volumen de trabajo y representatividad económica de su labor, la actividad del contador público se centra en aspectos fiscales. Pero el mundo está exigiendo que esta profesión asuma nuevas responsabilidades y que las instituciones educativas reestructuren sus planes de estudio para dotar a la Contaduría Pública de especialidades en diversas ramas (para quienes ya cumplieron su instrucción académica, el reto es mayor: deben actualizarse).

¿Qué áreas debe hoy reforzar el contador público?

Mencionemos algunas:

  • Mecánicas de contabilidad y registro de operaciones
  • Información financiera y normatividad de la misma, tanto nacional como internacional (no sólo las NIIF  sino también y por ejemplo los USGAAP)
  • Conocimiento fabril y diseño de la contabilidad para la obtención del costo de producción y reporte y análisis de los mismos
  • Conocimiento de todos los impuestos a los que puede y debe estar sujeta una empresa o persona física
  • Todos los conceptos financieros en los que están inmersas las empresas y los mercados de valores a los que puede acceder, así como los instrumentos financieros que se han diseñado y siguen diseñándose a los que también tiene acceso la empresa
  • Valuación de bienes, muebles e inmuebles

En esta lista no exhaustiva se observa que el ámbito de aplicación del contador es muy amplio; sin embargo, no se trata de que se vuelva especialista en todas las disciplinas, basta que elija una especialidad y que tenga de lo general conocimientos sustanciales y suficientemente profundos.

Si descuidamos esta necesaria actualización y especialización, muy pronto veremos a los representantes de otras profesiones adueñarse de las responsabilidades y el trabajo del contador público.

*El autor es Contador Público Certificado por el IMCP, docente e investigador egresado de la Universidad Iberoamericana. Jaime Carballo Maradiaga: jcarmarg@gmail.com