fraude-fiscal

10 consejos para evitar ser víctima de un fraude fiscal




Por: C.P.C. y M.C. Jesús Rodolfo Jiménez Andrade, integrante de la Comisión de Desarrollo de Investigación de Información Contable – Sur del Colegio de Contadores Públicos de México.

Consejos para que los contribuyentes eviten ser víctimas de delitos que ponen en riesgo su información y patrimonio.

Cuántas veces, dentro de las empresas, hemos escuchado historias como: se pagó menos de lo que se debía, el que pagaba se llevó el dinero de los impuestos o éstos no fueron bien calculados por el Contador. Como estos, existen otros casos de personas que han sido víctimas del delito de defraudación en materia fiscal.

Las tecnologías de la información implementadas actualmente por las autoridades fiscales, ponen al servicio de los contribuyentes diversas herramientas electrónicas que promueven la prevención de los delitos que les generan un daño patrimonial. A continuación, se presentan 10 sencillos consejos para que protejan su información y, a su vez, su patrimonio.

1. Cuidar la información personal

Las autoridades fiscales le han dado un nivel de relevancia a la Firma Electrónica Avanzada (FIEL) equivalente a la firma autógrafa, lo que implica que transmitirle a un tercero los archivos de la FIEL es como darle a esa persona la facultad para que firme cualquier documento de manera personal con o sin, su autorización. En otras palabras, la FIEL no es sólo una forma de acceder a las diversas aplicaciones del portal de las autoridades, sino un mecanismo para firmar documentos oficiales, declaraciones, solicitudes, autorizaciones, folios para facturación, entre muchos más trámites oficiales de forma digital, por lo que nunca debe perder de vista quién tiene acceso o cuántas copias se han realizado de los archivos ¿O acaso es bueno que cualquier persona firme los cheques de las cuentas bancarias de otros? Los delitos más graves provienen por un exceso de confianza.

2. No utilizar contraseñas o preguntas secretas de uso popular

La segunda herramienta más utilizada y que permite el acceso para la consulta de la información fiscal como el domicilio, los ingresos y gastos individuales, así como el envío de información fiscal tanto de retención como de determinación de contribuciones, entre otros movimientos que permiten el actuar diario de las autoridades fiscales, es la Clave de Identificación Electrónica Confidencial Fortalecida (CIECF). Como su nombre lo indica, es una contraseña personal confidencial; sin embargo, si cualquiera llegara a olvidarla es posible, a través del portal electrónico del Servicio de Administración Tributaria (SAT), solicitar la generación de una nueva contraseña. Los requisitos para la recuperación de la contraseña son: contar con el RFC del contribuyente y conocer la pregunta secreta.

Las preguntas y respuestas secretas más comunes para generar una nueva contraseña son:

  • ¿Cuál es su color favorito? – Azul, rosa, verde, amarillo, blanco y negro.
  • ¿Cuál es su mascota favorita? – Perro, gato, delfín y león.
  • ¿Cuál es su equipo favorito? – América, Chivas, Cruz Azul y Pumas.
  • ¿Cuál es su comida favorita? –Tacos, camarones, postres, china.
  • ¿En qué ciudad nació? – La respuesta está en la CURP, que por cierto es también información pública.
  • Entre otras.

3. Buscar ayuda profesional y colegiada

En nuestro país existen diversos Colegios profesionales de Contadores Públicos afiliados al Instituto de Contadores Públicos de México en varios estados o regiones a efecto de brindar cobertura y atención a los profesionales encargados de brindar asesoría. Estos Colegios y el Instituto agrupan a profesionales que cuentan con una Certificación que debe ser renovada anualmente a través de una Norma de Educación Profesional Continua que obliga a cada uno de ellos cubrir un mínimo estandarizado tanto de conocimientos y ética profesional, como de educación, actualización y especialización. Por lo que recibir ayuda de un profesional certificado, disminuye la probabilidad de ser víctima de un fraude fiscal. Además, es importante recordar que la gente que ofrece sus servicios contables-fiscales afuera de las oficinas de las autoridades fiscales mediante escritorios públicos móviles, difícilmente pueden ser considerados expertos profesionales, por lo que un experto generalmente es una mejor opción, si del cuidado del patrimonio se trata.

4. Tener respaldo de la información electrónica e impresa

Es una obligación de los contribuyentes contenida en las disposiciones fiscales el mantener la información contable y fiscal por un plazo no menor de 5 años (y 10 años más en ciertos casos), por lo que la responsabilidad de salvaguardar la información no es del Contador contratado, o de la marca de la computadora o de la USB, sino es pura responsabilidad del contribuyente. Para mitigar el riesgo de pérdida información y documentación y así mantener un nivel adecuado de integridad, es excesivamente importante que tenga varios respaldos físicos y electrónicos de la información, de lo contrario, es posible que por confiar en un tercero, termine siendo una víctima de la negligencia o el descuido.

5. Revisar periódicamente la información fiscal en los medios electrónicos

El SAT ha puesto una liga especial en su portal de Internet, en el apartado de trámites y servicios, así como otros accesos más especializados para que los contribuyentes cuenten con mejores y mayores herramientas para simplificar las actividades administrativas. La información que los contribuyentes pueden consultar va desde el domicilio, estatus del contribuyente, obligaciones fiscales, declaraciones y datos enviados a través del sistema de pagos referenciados, diversos padrones, reimpresión de acuses de declaraciones presentadas, entre otros trámites que se pueden consultar o realizar.

Con estas herramientas es posible corroborar sus datos personales, como su nombre, fecha de nacimiento, CURP, RFC, obligaciones fiscales activas, declaraciones presentadas en tiempo y forma, folios de facturación autorizados, y en general, información personal que permite verificar que los datos que el SAT tiene es correcta.

6. Nunca pagar impuestos a través de terceros

No importa cuán sencillo sea para un contribuyente el envío de recursos económicos a través de la banca en línea, jamás envíe el pago de los impuestos a un tercero, no importa cuánta confianza o cuántos años de conocerse haya. Existen vías específicas para realizar el pago de las contribuciones federales, locales, de seguridad social, y derechos. Pues es por este actuar, que la mayor parte de los fraudes son realizados. No importa qué tan complejo sea el pago de las contribuciones, o el acceso a los medios electrónicos, es deber de los contribuyentes cumplir con las normas fiscales en materia de retención y entero de los impuestos a su cargo, por lo que siempre debe asegurarse de que los recursos lleguen a las cuentas de las autoridades.

7. Revocar y renovar los accesos electrónicos al cambiar de contadores

Cada vez que se realiza la contratación de un nuevo Contador Público o auxiliar, es común que los contribuyentes  le brinden a dicha persona los accesos electrónicos como se menciona en un punto anterior, sin embargo, al realizar una nueva contratación, muchas veces los contribuyentes no revocan ni modifican los accesos electrónicos, perdiendo de vista y control la información personal. El proceso de revocación y renovación, así como el cambio de contraseña CIECF es un trámite que se puede realizar a través del portal del SAT, por lo que por unos cuántos minutos, es posible ahorrar diversas molestias futuras innecesarias.

8. Revisar que los datos importantes en la información entregada a las autoridades sean razonablemente correctos

Como se menciona en uno de los puntos anteriores, el portal del SAT ofrece la ventaja de acceder al sistema de pago referenciado en línea. Dentro de ese sistema, los contribuyentes pueden consultar la información mensual enviada a las autoridades fiscales. En el apartado de cada contribuyente se presentan las obligaciones que se encuentran activas en el sistema, y en el apartado de consultas, es posible observar las diversas declaraciones junto con las obligaciones mensuales presentadas.

El sistema permite consultar en un mes específico el ingreso nominal manifestado a las autoridades y el importe de las deducciones autorizadas en materia del Impuesto Sobre la Renta (ISR) o bien, el importe de los actos o actividades gravadas para efectos del Impuesto al Valor Agregado (IVA), por lo que se recomienda que compruebe esta información con los papeles relativos a la Contabilidad, por más compleja que ésta sea. En otras palabras, no es necesario que los contribuyentes conozcan cómo se precisa el cálculo o las limitantes a las deducciones, pero sí es importante que la información proporcionada coincida con los papeles que envían los Contadores una vez ya procesada la información financiera.

9. Evitar participar o consensuar en actividades que parezcan ilegales

Muchas de las actividades que parecen ilegales en México, generalmente lo son. Actividades como regalar, vender, comprar, o prestar facturas (comprobantes fiscales), así como transferir recursos de una cuenta a otra, utilizar cheques para evidenciar un gasto o ingreso para efectos fiscales, son ejemplos de actividades ilegales que pueden provocar que los contribuyentes sean partícipes por desconocimiento o no, de un fraude fiscal.

Por más tentador que sea recibir cierta cantidad por participar en dichas actividades, en el momento en que le generan un perjuicio a los ingresos fiscales, nunca se debe olvidar que es éticamente incorrecto y que los delitos al erario público también pueden ser considerados de carácter penal, por lo que nunca debe aceptarse participar en actividades de las cuales no se está seguro de su legalidad.

10. Ante la duda, preguntar

Las diversas autoridades recaudatorias locales y federales, la Procuraduría de Defensa de los Contribuyentes (PRODECON), diversas organizaciones de la sociedad civil y los mismos Colegios de Contadores Públicos federados, invierten en  recursos de asesoría para los contribuyentes que puede ser completamente gratuita o extremadamente especializada para que la ignorancia no sea un factor que perjudique a los mismos contribuyentes. Existe todo un entorno de profesionales que está dispuesto a coadyuvar en el mejoramiento de nuestra sociedad brindando todo tipo de asesoría, pero es responsabilidad de los contribuyentes la prevención de los delitos relacionados con los impuestos para no convertirse en una víctima de un fraude fiscal.

Síguenos en Facebook

Mándanos tus comentarios o sugerencias